LES GUSTA VENIR POR AQUI

lunes, 1 de marzo de 2010

RAFAEL ROBLES OLIVOS


Hace años en el programa del escritor Ivan Thays, apareció un jovencito con un libro de nombre curioso, que me recordaba a Spiderman. El libro en cuestión se llamaba "Buena Suerte Peter Parker", nombre del ya mencionado superheroe de la Marvel Comics, el cual es considerado como el mejor de los superheroes, casi a la par o por encima del mas grande héroe de la Detective Comics, "Superman".

Pues las casualidades de la vida, la tecnología, la poesía y otros avatares del destino, permitió que conociera vía la web al autor y luego coincidiéramos un día sin pensarlo en "La Rockola", conocido bar en jirón Quilca. Después de tantas promesas de parte de él de facilitarme el primer libro que publicara y que menciono arriba, logré conseguir su segundo libro, con un nombre casi tan curioso como el primero.

"Aquí murió el payaso", Estruendomudo, 2008. Conjunto de poemas desde donde les extraigo unos poemas que en lo personal me gustaron y que deseo compartirles a ustedes. Hubiese deseado ya poder tener esos versos en algunos poemas mios. Pero siempre se pueden usar como epígrafe, verdad Rafael.


DISCURSO DE CANTINA A LAS 3 DE LA MAÑANA


Te voy a robar de tu casa como hizo tu padre con tu madre. Subiremos a los trenes y nadie nos atrapará. No preguntes cómo, pero no pasará nada malo en ese viaje. Importa poco sí no hay tiempo de preparar las maletas. Importa poco si le dimos un beso a los abuelos. Vas a escaparte conmigo esta noche. Es todo lo que haremos. Vamos a alejarnos de esto. Escaparemos una sola noche. Sólo tomara una noche. Y luego volver.


Es algo que los japoneses nunca entenderán.


TERMINAL


Eres mi cáncer, mi cólico, mi menstruación. Eres la piedrita en el zapato. El pájaro que escapa. Que se extraña en las mañanas y se odia por la tarde. Y yo te odio como odio a mis queridos padres. Como a una enfermedad incurable. Como al jarabe. Te odio como a la vainilla en los helados tricolor. Como a quedarme solo cuando quiero estar contigo. Como a morirse solo cuando quiero matarte lentamente con dolor.


Me duele el cuerpo. La pestaña. Me pesan los brazos y camino con dificultad. Una enfermera viene en las noches a medirme la presión, a pincharme el culo (y no al revés). A veces la acompaña un tipo duro que parece ser su novio. Los oigo besarse mientras me adormezco. Los odio cuando hacen eso, de la misma forma que odio las canciones, las películas que antes coleccionaba. Ahora no quiero nada de eso. Quiero dormir, desaparecer en el intento de curarme de ti. Una pastilla más, una inyección que termine con todo.He pasado noches y tardes mirando una jaula vacía que cuelga frente a mi ventana. No habrá nadie esperándome despertar. Se terminaron las siestas, los juegos de salón. No habrá nadie esperándome despertar, pero ambos sabemos que puedo soportarlo. Y tú también.


HACER EL AVIÓN


Hasta que te armaste de valor y me cortaste las alas. Ya no importa cuantas veces me deje la barba. Tú estás aburrida de mi cara, de mi ropa, de mi nombre. Estás aburrida de todo menos de escapar. Y te fuiste rápido, sin pensarlo dos veces. Como tu pantalón de buzo aterrizando en mis zapatos. Como tu avión estrellando el cuerpo contra todos. Menos contra mí, que tanto necesito un accidente.


PD: En la foto figuran el autor del libro Rafael Robles Olivo y el blogger en plena FIL 2009, en el Museo de la Nación.

No hay comentarios: