LES GUSTA VENIR POR AQUI

domingo, 3 de julio de 2011

VIRGINIA BENAVIDES, 2 POEMAS


Virginia Beatrhice Benavides Avendaño. Lima, 1976. Bachiller en Literatura por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Ha publicado el poemario Exstrabismo (Chataro Editores, 2003). Ha participado en diversos encuentros de literatura y recitales, como ponente, performer y lectora, y publicado en revistas y blogs virtuales. Está próximo a salir su segundo libro aún sin titulo.


BOTELLA BORRACHA


Perdida
Como una cirugía para erradicar los sonidos de la agonía
Desvío mi trayectoria de bala en pistola de juguete
Porque nada es verdad pero tampoco mentira
En mi ciudad de manantiales habitada por un loco hidrofóbico
Donde arranco mis pasos de su piel alunada
Pervirtiendo la crisálida a ser seda en la danza

¿Qué camino lleva el caos disfrazado de mi cuerpo?
¿Qué rastro mudo agota la búsqueda de la palabra?

Vértigo amarillo, mediodía incendiado
En los espejos ahumados de los cuartos ambulantes
Donde no hay argumento ni sorpresa
Para mi extravío, mi flotación, mi perdición
Voy cosechando en el cemento fértil
Mi propia noción de cauce sin causa que navegar
Porque el río que buscamos nace en nosotros
Y se prolonga sin lastre metafórico en las palabras
Que nadan como peces en la nada universal

Aprendiz de pescadora que no sabe de anzuelos
Naufraga con balsa en las aguas del lenguaje
Avanzo, iluminada por mi ceguera
Estremecida como después de un electroshock
Girando como botella borracha mi boca manda
Acabar con el juego de las interrogantes

-¿Qué desborda y qué ahoga cuando el verso no berza?
-¿Qué mensaje guarda esta casa de vidrio blindado?
-¿Qué orbitas deambulan los ojos para crear la mirada?
-¿Qué precisión diamantina acecha la vena para llover la metáfora?
-¿Ciudad burbuja o nube de acero habita tu voz?
-¿Qué mano gira tu transparencia y la opaca?

En este juego... ¿Quién responde?


(de Esxtrabismo)




Del vuelo o los viajes


Hay un laberinto donde nadie quiere entrar y una lengua que quiere salir a hacer de las suyas: zurzo palabras como carpas de campaña raídas por una guerra de voces. La ajena lebrelea en la ciudad a despistar toda pena y a su paso se confabulan las glorietas para mostrar piruetas de agua. Sideral, vuela por los árboles como un rampante azulejo alando, cirqueando en el aire su canto de pico agorero. Es la que se introduce en las tiendas a preguntar qué compro y siente que nada necesita. Es la que en las avenidas se cose las alas cual urdiembre de Icaro, afanando al sol que la mira de reojo. Punto al revés en los jirones se cuela en los zaguanes a probar el zumo de los amantes y se arma de amor disparando a los ciegos instantáneas de sueño. Los autos despistan a su paso y los semáforos se sonrojan en azul. La ciudad se convierte en una enredadera musical y un ojo en éxtasis para su avidez de infinito. Y canta en silencio su tristeza de pozo sin fondo y pogea su desconcierto pero continúa lateando rumbo a ninguna parte. Hay un bar de peces muertos, hay un aroma a sal vedada y a lamento de condenado. Pero ella pasa soplando su humo colorido y todos despiertan asustados de verse morir. Hay un laberinto donde nadie quiere entrar, hay un minotauro corazón, hay un ave que se exilia y una sanación que busca en esta costura, en este poema. Hay una guerra que se inicia y un único refugio: volar

(del libro inédito)

3 comentarios:

Pamela Janet dijo...

Me gustaría adquirir, su primer poemario,sabes donde lo puedo adquirir por favor?. Saludos!

michael dijo...

te he enviado un mensaje revisalo!!!

Anónimo dijo...

Gran foto/quien es el estupendo fotografo que le hizo la foto?