LES GUSTA VENIR POR AQUI

jueves, 4 de julio de 2013

BREVES POEMAS DE "MIGUEL ANGEL ZAPATA"



Miguel Angel Zapata poeta peruano, que hace el mes pasado cumplió un año mas de vida, nos deja estos breves y casi breves poemas para deleite de sus lectores y de los seguidores de este modesto blog. Este mes en que se inicia con mayor fuerza el otoño y el frío arrecia, nos cae bien, sentarnos a leer en este blog algunos poemas, prepararnos un café, dejarnos llevar por la lectura y prepararnos para las celebraciones de Fiestas Patrias el 28, y obviamente de la Feria Internacional del Libro de Lima, que se nos avecina.

Zapata quien reside actualmente en Estados unidos, donde se desempeña como profesor, ha tenido esta gentileza de aceptar la invitación para aparecer en Ángeles del Papel, y dejarnos disfrutar de la lectura de estos textos suyos. Disfrutemos lectores de su pluma. Esperamos verte pronto por Lima, así de sorpresa, como sabes aparecer.


Oído mío

Oído mío: así como el poema la piedra suena en su silencio, el piano y su inquietud de cambio, el corazón sin tiempo ni lágrima avanza.

Oído mío, mutable cuando caen las aves en el agua profunda, invariable cuando se levanta un fraseo que llega como un coro y se seca.

Sale la música de adentro: vuela, flota, rebota, y se mete bajo tu piel que camina con esa tonada consternada.


Paseos por Manhattan

Solo esperas el árbol que se abate, la estrella que se retuerce con los rascacielos y la nieve sucia de las calles.

Esa persistente hoja en medio de la calle, ese frescor inusitado que escolta tu propia orilla, ese poema lleno de leche negra que cava su rosa y su gusano.


Visión del paraíso
(Tilsa Tsuchiya)


El pez dorado mira la nube atravesada por una rana.

Yo quiero ser el tronco que se desplome en el vacío de
la niebla, me dice la rana.

Yo siempre salto hacia delante, voy de prisa pero
con calma.

El sauce llora de verde la caída de las sombras.

Hay un río que no fulgura por la cercanía del
aguacero.

En el corral están el bien y el mal como una fortaleza
de hielo.

Una mujer callada bajo la sombra de la luna mira mi
desierto.

Salpica el cortejo de la luna, su paraíso te enceguece
como un cuervo partido por el sol.


Breve homenaje a Marina Tsvietáieva

Busco la noche de
San Petersburgo
en este ovillo que
se desata sin parar,
en estas flores que
de repente vivas en
su séptima noche
cierran sus ojos
a la mañana.
La busco en la
noche
cuando mis
amigos
temerosos se
alejan
por la penumbra,
y ella con su música
se queda conmigo
y canta como la
primera lluvia sobre la tierra.

Stern/Haydn

Escuchaba la otra noche a Isaac Stern interpretar el segundo movimiento del concierto para violín de Haydn. Le pasé a una amiga el enlace de youtube ya que no podía resistir la tentación de volar con ella en ese avión de fortalezas que es Haydn. Después reflexioné sobre si la poesía era solo un sentimiento a secas o una música que se te pega al cuerpo, a toda la piel y sale a caminar contigo bajo el sol del verano. Es tal vez un violín que deletrea palabras en el aire de los trenes por donde viajo con frecuencia, o es solo un instrumento como la voz que emite una corazonada para mañana. Pensé que el término “romántico” caería al pelo para una descripción fácil de la poesía expresada meramente como un sentimiento. La poesía no debe tener subtítulos ni definiciones –pensé- es solo el devenir del violín en el desierto de un océano. Los estereotipos en la poesía son comunes, las denominaciones son utilizadas con tal facilidad que me da temor. 
El violín no esperaba, venia como una cascada a mi corazón y se detenía a probar mis palabras sin miedo, la lucidez de caer en el vacío de la voz, de sucumbir en una secuela de las variaciones y engarces, donde todo se puede perder o ganar como en una sonata urbana. Así el poema, en el papel regresa como un cocodrilo en busca de su presa. Se lo come todo. Me come a mí. No me deja ni el alma para volar.

El violín, el poema, el papel del pentagrama, Haydn, Stern, la noche que se va con la primera lluvia del verano.


MIGUEL ANGEL ZAPATA, poeta, crítico peruano ha publicado libros de poesía, ensayo y prosa. Entre sus libros de poemas figuran: La lluvia siempre sube (Buenos Aires: Melón Editores, 2012), Fragmentos de una manzana y otros poemas (Sevilla: Sibila- Fundación BBVA, 2011),  Ensayo sobre la rosa. Poesía selecta 1983-2008 (Lima, 2010), Los canales de piedra. Antología mínima (Valencia, Venezuela, 2008), Un pino me habla de la lluvia (Lima, 2007), Iguana (Lima, 2006), Los muslos sobre la grama (Buenos Aires, 2005), Cuervos (México, 2003), El cielo que me escribe (México, 2002), Lumbre de la letra (Lima, 1997), Escribir bajo el polvo (Lima, 2000), Brookings Hall (Barcelona, 1994),  Poemas para violín y orquesta (México, 1991), e Imágenes los juegos (Lima, 1987), entre otros. Su poesía ha sido traducida al inglés, francés, italiano, portugués, árabe y ruso. Ha publicado también los volúmenes: Vapor trasatlántico. Estudios sobre poesía hispánica y norteamericana (Nueva York, 2008), Asir la forma que se va. La poesía de Carlos German Belli (Lima, 2006), El hacedor y las palabras. Diálogos con la poesía de América Latina (2005), La pirámide y el signo. Literatura y Cultura en México, siglos XX-XXI (Nueva York, 2004), Moradas de la voz. Notas sobre la poesía hispanoamericana contemporánea (Lima, 2002)  Nueva poesía latinoamericana (México, 1999), Metáfora de la experiencia. La poesía de Antonio Cisneros (Lima, 1998), entre otros. Es profesor de literaturas hispánicas en la Universidad de Hofstra, Nueva York. 


  

No hay comentarios: