LES GUSTA VENIR POR AQUI

lunes, 14 de octubre de 2013

POEMAS DE EDUARDO CABEZUDO

Eduardo Cabezudo, es una de esas nuevas voces que está abriéndose paso en la literatura peruana actual, fue parte importante del colectivo "Parasomnia", grupo dedicado a la difusión literaria, con quienes participó en diversos recitales dentro del circuito literario y en colegios también. Aparecieron en ese sentido sus textos en diversos medios incluido un libro, "al otro lado del verso", donde nos deja un rastro de su poesía, que debiéramos seguir. Esperando todos quienes lo leemos que pronto aparezca su libro que está en proceso de finalización. Disfrutemos de este avance de sus textos con la esperanza de seguir leyéndolo y sobretodo escuchándolo 

  
UN PUNTO

Un punto
Una esfera acuosa
La matriz del orden
Donde nacen las plumas
Los picos
Las garras afiladas que se posan en los postes
Los ojos de tres párpados que vigilan la carne

Un punto
Que contiene al que lo precede
La pupila negra devoradora de humores
El fluido que marca su pasajera estancia
Huella oscura irreemplazable
Sombra que hace las veces de cuerpo
Luz que hace posible la sombra

Un punto
Aun mayor que aquellos dos
Una lengua que quiere desterrarse
Que huye a tientas del cuerpo sediento
Con el miedo en la inserción de los nervios
La ira que se escurre resignada a derramarse
Como un rastro
Como la única memoria con que cuenta el sufrimiento
Con la resignación siendo el único camino
Y el pensamiento corriendo a la aventura

Un punto
Que lo contiene todo
Inmenso como universo
Sin cadáveres ni asesinos
Sin hambrientos ni explotadores
Sin lobotomías ni psiquiatras del siglo XX
Sin llantos frente al espejo ni violadores
Sin desapariciones ni dictaduras
Sin gritos ni damas de hierro
Sin esclavos ni conquistadores
Sin poderes sometidos ni poderes establecidos
Sin entrañas que se desangran ni destripadores
Sin ciudades en ruinas ni naciones hegemónicas
Sin diezmos ni bienes raíces en el paraíso
Un punto solamente
Sin pecados ni confesores
Pero repleto
De la más densa indiferencia divina.


 POSTUMA(mente)

A usted que ya está muerto
Me dirijo para que se honre
Y nos honre con su silencio
Han andado tanto sus palabras
Que se han ganado a pulso
La paz que se apiña en la madera

Sin embargo
Nos esforzamos todavía
Cada uno por su cuenta
Cada quién en su momento
En hacerlas andar a las patadas
Para graduarnos de huaqueros postmodernos
Beber chilcanos directamente de su cráneo
Dar por consumada
La eucaristía del incomprendido

Quiero decirle lo mucho que sufro
Por usted y por sus niños
Cada vez que remueven su sepulcro
Para llevarlo en procesión

En el camino de ese tumulto informe
No sé si temer por ser devorado vivo
O llorar por el color de sus dientes
No sé si tomarles una foto postal
O invitarlos a sacrificarse por la ciencia
No sé si censarlos, dispersarlos, abrazarlos
No sé…
Creo que ellos tampoco saben
Tal vez usted tampoco

La capacidad de decisión es un derecho
Del que pocos muertos pueden presumir
Aunque a veces
La suerte espera a la muerte para empezar a sonreírnos
Le harán creer que éste es su caso
Nada más lejos de la realidad
Su caso es el del abuelo al que no dejan morir
Para que siga cuidando a los nietos
Su caso es la interpretación de los otros

Que lo libre la tierra de la tentación
De poner los pies sobre su cabeza
Que lo libre de inhalar el aire que otros exhalaron

Líbrese de este razonar
De esta necesidad de traerlo de vuelta
Líbrese de los polos estampados
De los recitales en honor a usted
Líbrese de las antologías
De los premios que bautizan con su nombre
Líbrese de las nuevas ediciones de su poesía completa
De los libros que compilan a la nueva generación de poetas
A quienes nadie llama pero que siempre aparecen
Líbrese de sus herederos
                        De las ferias del libro
                        Y de sus homónimas salas de lectura
Líbrese del plan lector de las escuelas
                        Y de los alumnos obligados a leerlo
¡Líbrese por favor!
Adentrémonos en el hoyo
El esfuerzo valdrá la pena
¿No se da cuenta
Que hoy les vale mucho más
Estando muerto?

COTO DE CAZA

Salgo
Salgo a la caza
Salgo a sublimarme en el tabaco y demás hierbas
A cocerme en el calor de mis propias armas
En los ojos que parpadean calaveras
De color grosella y húmeros negros
A perpetuarme en la elástica noche

Rueda una cabeza
En la Plaza San Martín

Ruego
Que no me rebanen la agonía
No me quiten el veremos
Ni el tacto de la piel de ese pubis desnudo
No sequen los licores de su cuello
Que me guío tan solo por mi olfato
Y llevo bajo la lengua el sabor del extravío

Rueda un corazón y una cabeza
En la Plaza San Martín

Arrebatándome las estrellas de entre las piernas
¿Dónde nace esta alfombra de piel
Y de tinta y de polvo?
¿Dónde es que escondemos tantos dulces funerales?
¡Tantas capillas tan ardientes!

Rueda un sexo y un corazón y una cabeza
En la plaza de los mutilados
Tibios en el camino de la piedra
Para estrellarse en la áspera puerta
De una mañana gris azulada verdosa

En el umbral
Cubriré las heridas de la presa moribunda
Con la lengua que se agita en otras bocas
La presa llevará
Las muñecas dislocadas por el peso de sus dedos
Viviré suicidándola a plazos
Una sola noche
En la última de las horas

Rueda una cabeza
En la plaza de los santos sin apellido
En el coto de caza
Y los perros
Postergados en el lamer de sus orificios

Volverán para perseguir su carne.


EDUARDO CABEZUDOLima 1981, nació y creció en el distrito de Barranco, a pesar de su inclinación hacia las letras estudió la carrera de Farmacia y Bioquímica en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, sus textos figuran en páginas web literarias, así como en fanzines y revistas. En mayo del 2012  fue invitado a formar parte del Grupo Parasomnia, agrupación de difusión poética, con quienes publica Al otro lado del verso (Elefante editores) en marzo del 2013, se separa de la agrupación en agosto del mismo año, actualmente está terminando de escribir lo que será su primer poemario publicado, titulado POSTUMA(mente).

No hay comentarios: