LES GUSTA VENIR POR AQUI

jueves, 26 de junio de 2014

STEPHAN ENRÍQUEZ, ALGUNOS POEMAS





La posibilidad de conocer personas a través de las redes sociales siempre está presente, en este caso nos llegan poemas de un joven autor, quien animosamente hace el envío para que puedan leer quienes asomen, por este espacio en la web. Disfrutemos la lectura de sus versos.

Oda maldita

 I

Ustedes, descomunales,
socavan sus versos en mí,
tal cual mantis hembra
engulle a su símil macho.

Ustedes, fastuosos
seres inmortalizados,
enaltecen mis manuscritos,
mis paupérrimas estrofas.

Ustedes, inalcanzables,
transmutan toda lírica
antes consignada.
¡Oh magnos vanguardistas!


II

Un alba espiritual,
una orgía parisina,
un paseo sentimental,
una brisa marina.

¡Oh miríficos vates!
¡Sus majestuosas creaciones
son dignas de aclamación!
¡Alabados sean, maldecidos!

Me declaro devoto
de su inexistente religión.
Me proclamo presumido
al vislumbrarme sucesor.

¡Oh, maestros, compadézcanse
de este desdichado imitador!


III

¡Oh poetas malditos!
¡Oh ilustres simbolistas!
Iluminen mi perspicacia,
erradiquen mi trivialidad.


¡Oh Baudelaire! ¡Oh Rimbaud!
¡Oh Verlaine! ¡Oh Mallarmé!
¿Cómo alcanzar su grandeza?
¿De cuántas vidas mías se precisarían?

¡Sálvenme, resido en un planeta rancio!
¡Sálvenme, soy un artista relegado!
¡Sálvenme, mi soledad es absoluta!
¡Sálvenme, se los ruego!



Falacia recetada

Somos especialistas en fabricar enfermedades,
cuyas curas mantenemos encubiertas
con el fin de promocionar tratamientos inaccesibles,
inventados por nuestro ego resquebrajado
que busca incesantemente la superioridad del homo sapiens.

¡Ay, jamás aceptaremos ser inferiores!

Es lamentable materializar una pobre desesperación,
pero es más lamentable emanar falta de autenticidad.
¡Roguemos que nuestra miseria deje de aumentar!


Mentes putrefactas

Pensamientos obscenos invaden nuestras mentes,
durante siglos hemos intentado mantenerlos ocultos,
pero ahora anhelamos experimentarlos físicamente.
Y es así como dejamos de ser pudorosos para mostrar
aquel lado vulgar que antes nos avergonzaba
y que nos impedía abusar de nuestros iguales.
¡Oh, ahora hacemos lo que nos plazca
sin importar la opinión del perjudicado!

Asesinamos,
violamos,
ultrajamos,
asaltamos,
secuestramos,
sobornamos,
repudiamos,
fornicamos
hasta padecer
de infecciones
y contagiamos
a los demás
por mero placer.

¡El hombre de esta era nació trastornado!
¡El hombre de esta era debería leer el DSM-IV!
En el mejor de los casos, debería tragárselo
hasta memorizarlo y ahogarse con él.


Tu ausencia, tu presencia


Floreces
Mis cánticos gozan de cohesión
El cielo se oculta aterrado
El sol se muestra vigoroso
Y a su lado la luna tintinea
La atmósfera se cubre de un negro celestial
Seres deambulan por las calles
Yo permanezco erguido
Acorralan al Mesías
Me carcajeo
Un arcoíris surge en la oscuridad
Se forma un rostro melancólico
La masa empieza a sollozar
Lágrimas inundan la superficie
Encuentro una embarcación
Navego
Descubro archipiélagos de estupefacientes
Y un erudito se presenta como dueño
El rostro los consume
Muestro indiferencia
Tus frutos se desprenden
Mis rimas trascienden
Huracanes arrasan toda edificación
Vientos descomponen núcleos
Y un infante juguetea con su zorro
Los animales satisfacen plegarias
Inicia una nueva era glaciar
Arde, ¡cómo arde mi interior!
Clavo un bloque de hielo en mi corazón
Ángeles intentan salvarme
Yo me desangro
Perezco
Las tinieblas se muestran ante mí
Asesino al Anticristo
¡Soy el nuevo Rey!
Invado el paraíso
Hallo un desierto
¡A demoler el infierno!
Retorno a mi mundo
Desfallezco

Te marchitas


Stephan Enríquez (1994) es un joven poeta y narrador, si se puede considerar como tal a alguien que solo ha ganado los concursos literarios de su escuela y que aún no ha participado en algún certamen nacional. Estudia Ingeniería Industrial, pero considera la literatura como su verdadera pasión. Ha publicado dos eBook: Diminuta Antología (Bubok, 2014) y Prosas inmaduras (Bubok, 2014). Sin embargo, tiene en su haber dos poemarios inéditos que planea publicar en formato físico.

No hay comentarios: