LES GUSTA VENIR POR AQUI

martes, 21 de marzo de 2017

"POESÍA DE TU CARNE" DE MARIE LINARES



La poesía que se produce en el norte del país y otras regiones fuera de Lima, muchas veces nos es ajena para quienes vivimos en Lima, por diferentes motivos; no se distribuyen en Lima, el autor o la editorial no logran llegar a Lima, nosotros mismo no volteamos la vista para ver que se produce en otros lugares, cuando el autor llega a Lima, no le hacemos mucho caso. En fin, las excusas, pretextos y motivos son diversos, pero los medios electrónicos hacen una parte importante.

Por este medio queremos acercar una voz proveniente desde Chiclayo, cuando la autora estuvo en Lima, no tuvimos la suerte de encontrarnos para adquirir el ejemplar y poder hacer una breve nota del mismo, sin embargo podemos gracias al internet, recibir en el correo, sus poemas como un adelante del libro que publicara Marie Linares. 

Para suerte nuestra podemos ubicar el libro de la autora en El virrey del Centro de Lima, y Librería Inestable de Miraflores, además que se encuentra circulando en la web, para quienes deseen comprar y llegue directamente a sus hogares revisen el siguiente link: poesiadetucarne

Esperamos una pronta visita de la autora a Lima y de esta manera tener el libro firmado por la autora en nuestras manos y escuchar a la poeta recitar sus poemas. Por el momento os dejo con estos poemas extraídos del libro "Poesía de tu carne" que la autora ha tenido a bien enviarnos. Salud.


MALDITA EN TU DICCIONARIO


He de ser la dama afiebrada,
mariposa encandilada o ruiseñor batiendo sus alas,
emigrando a donde el flujo de tus venas me lleven.

Un salto, quizás a la nada…
Con el corazón palpitante
y mi costado doliente…

Porque el perfecto espacio blanco del papel
de cuando muere la tinta al final de un verso,
vocablos inmunes a la performance de los nones
he sido;
La maldita en tu diccionario…
¡La palabra que escapó de tu vocabulario!

Quieta estoy en el precipicio al infierno,
condenada a las cicatrices del tiempo;
por mi cobardía de no mirar el sol,
y preferir el asfalto y el cemento.
Por mis pasos de hierro…
¡Al fango me he caído!

Pero hoy caminaré en torno a la plaza del alma,
y encontraré indigente en las calles
a un ángel que remienda sus alas
mendigando a las tres de la madrugada;
al pasajero que aún me espera en la estación central
cuando parezca que todos se hayan ido;
al niño de los ojos cafés que hace origamis
y secuestra mi tristeza;
ése que juega con palo de lluvia,
entonces reconoceré la tonada azul de su acento,
el aire de un nuevo pueblo, en otro tiempo;
tal vez verde, de grama y abedul.

No habrás preparado aún la cena, ni la cama;
Ni será la hora ni el día que planeaste,
se fugarán las llamas de la hoguera y vendrán a dormir en mi lengua
como criaturas obsesas, diabólicas y huérfanas;
tú y un último ruego volarán cual palomas a mi boca
y ya no podré elevar ese último beso tierno,
no recordaré ser carne ni ser del tiempo,
seré un ser sin alma ni sexo;
y cuando por primera vez te suene mi nombre a silencio
la muerte recostada en su asiento equivaldrá a miles de ecos,
entonces sabrás lo que es hacerle el amor a un recuerdo.

FAREWELL


Penitentes ojos de callada mujer.
De hojas de olivo se ha hecho su vestido
y al pasar los rayos del alba se ha vuelto un hada
que come sólo de la higuera que crece en la huerta.

No me has convidado mujer,
de aquel riachuelo perverso similar a un cóctel de besos.

Ya puedes mirar el pórtico de la casa
por donde el sol se mata a sí mismo,
cada tarde,
cada viernes.

Entonces ensayas a describir su deceso
como plañiría un violín.

Y quizás una mañana me ausente
Y huya de tu alas de gaviota,
de tu risa estridente
y en mi gaveta te deje
mi voz ambarina,
mi tonada alegre.


TRIPLE


Ligero, casi suave, el cuerpo
se desploma horrendo y cruel
en macabra escena sobre su lecho.
Los labios de la novia recorren
la espalda casi yerta de su amado enfermo,
como desafiando el paso de la dama de la muerte.

No hay en las nubes ni en su mirada amarilla,
residuos de horas más alegres
y aquel humano moribundo descansa como una arcilla,
tendido en el humedal de llanto.

La muerte, entre risas, danza por el escenario
presumiendo altiva su poder inagotable.
La amada ha levantado su falda,
dentro de ella sus dedos han navegado
y al falo, poco a poco iba apretando.

Mas la muerte envidiaba la fiera poseída que veía,
nada débil, suculenta y terca.
Deseaba la lujuria de la novia pervertida.
En triángulo perfecto, la muerte se unió
y, en el instante del orgasmo,
cuando el aire es divino y ya no humano

de su boca robó el último aliento en un beso ahogado.


Marie Linares; Seudónimo de María Helena Flores Alvitez). 16/04/1984. Poeta y narradora peruana. Abogada Titulada por la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo. Ha participado en diversos recitales, festivales y actividades culturales, su producción aborda temas de la esfera íntima y existencial del individuo, el erotismo, el terror, la creación de mundos futuristas y de ciencia ficción. Ha publicado en el fanzine Ceterni (2006), las revistas: AN (año 2008), Papel Rojo (2008 y 2014), Muestra de Poesía y Cuento por los 25 años de Viernes Literarios (Ediciones VL - Lima, 2016), Antología de Microrrelato Erótico 69 Tomo II (Ediciones Altazor – Lima) y diversas páginas web; recientemente publicó el Poemario “Poesía de tu carne”.

POESÍA DE TU CARNE
Marie Linares
Octubre 2016
Ediciones Prometeo Desencadenado

No hay comentarios: