LES GUSTA VENIR POR AQUI

sábado, 23 de septiembre de 2017

4 TEXTOS DE GUSTAVO ESPEJO






EL INTERNET, nos da la oportunidad, de poder conocer nuevos amigos, poetas, y de expandir el mundo que nos rodea. De esta forma hemos contactado a una joven voz, que se va abriendo camino en el mundo de las letras peruanas, a paso firme, con participaciones en eventos importantes como el FIP y La Caravana de Poesía. 
Aquí les dejamos cuatro textos para que los lectores disfruten y degusten de sus textos. 



CONTEMPLACIÓN
Me gustan tus ojos
(tus lentes encima de la mesa
de noche)
contemplarte intensamente
callarme ante tu mirada
escribir sobre tu hermosura
acariciarte silenciosamente.

Me gustan tus labios
saber en dónde puedo guardar
los besos que te doy
como poemas que no necesitan palabras
como melodías que el corazón
puede escuchar solamente.

Me gusta… me encanta mirarte
acariciarte en el más profundo silencio
que te rías sin saber de qué
y tomar tus manos
para perdernos en la oscuridad de la noche.




CUADRO IMPRESIONISTA
Cómo no amar
tu sonrisa
si es para ponerla
en un cuadro
junto a la de los abuelos.

Cómo no deleitarse
con esa mirada que habla
con esos ojos que escriben
románticos pensamientos
sin necesidad de palabras.

Cómo no escribir
las cinco letras
que tiene tu nombre
si lo hago con mucho gusto
(en todas las pizarras de la Universidad
las escribo si es necesario).

Cómo no disfrutar
de aquel panorama
si desde la ventana
dos puntitos negros
se dibujan en el horizonte.




POEMA DE ROMANCE
Me fumo un cigarrillo
a mi lado una mujer
de claros cabellos está dormida
después de la jornada amatoria
de la lucha infernal entre ambos cuerpos.

Una implícita sonrisa
se desprenden de aquellos estuches
escarlatas en donde le había encargado
que me guardara algunos besos furtivos.

Su piel tiene el olor
a Hamilton mentolado
con algunos hals de más.

Es tan suave su piel
tan delicada, tan tersa…

Mejor me apuro… Tengo un Recital.




TESSY
Tiene los cabellos negros
como la noche de luna llena
que se refleja sobre las aguas cristalinas
de mis pensamientos.
Sus ojos miran
por una ventana
con amor: automóviles,
edificios desiguales y descoloridos…
el mediodía gris.

Sus besos tienen el sabor
de una taza de café
recién preparado
que se toma para empezar un buen día.

Ella es una función de cine: hay emoción
en su mirada
mucha pasión en sus labios.
Yo me quedaba contemplándolos
en el más absoluto silencio.
Ahora que no está conmigo
me siento como si estuviera viendo
una película de terror.

La conocí en la Villarreal
siempre estaba con una sonrisa
dentro de esos estuches escarlatas
que me deslumbraron por completo.

Fue maravilloso
haber compartido a su lado
tantos momentos
(fueron pocos pero fueron…)
un mediodía en el cine
empanadas, alfajor y dos cafés
en aquella Panadería en Jesús María.

Ahora todo es brutalmente distinto
y asumo con coraje las consecuencias
de aquel cambio repentino
pues aunque el mundo se venga abajo
yo seguiré de pie.



GUSTAVO ESPEJO: Poeta peruano. Cursa estudios de Literatura en la Universidad Nacional Federico Villarreal. Ha participado en el Festival Caravana de Poesía - 2016, en el Festival Internacional de Poesía - 2016. En antologías como en la Sociedad Peruana de Poetas, Poetas y Violetas, El Círculo )revista virtual latinoamericana), entre otros.
Ha publicado los siguientes poemarios: Luz (Fondo Editorial UNFV, 2016) y por cuenta propia 
Paraíso y otros poemas y El Proceso del Amor.


  

miércoles, 20 de septiembre de 2017

4 POEMAS DE STEPHANY CALDERÓN



El día de hoy compartimos algunos textos de una joven voz, Stephany Calderón. aún sin títulos publicados en su habe,r pero con buen paso y avance en los círculos literarios, la joven poeta nos ofrece estos versos para poder ir conociendo su trabajo y ver el avance que realiza conforme sus escritura va madurando. Deseamos a Stephany que persista en la poesía, y desde este recinto le abrimos camino en el medio literario.





Zero balas

He pensado en ello
una vez más.
Sólo tengo mis viejas y oscuras palabras
que elijo cada vez que
dejo derramar el néctar de la vida.
En lugar de eso
aparece una interminable nebulosa,
un extraño tedio
una incontable, incontrolable
desastre triste.

Yo estaba viviendo en el otro lado.
El brillo de mi corazón salvaje
cruzó esa línea
sin mí.



 Maremágnun


Mitad de ningún éter
Hueco inadvertido e invisible.
Pus pus renovada.
Transformo y destransformo costras.
Neptuno believe in me
Rompo trompeta
Rompo dedos
Rompo palabra
Rompo silencio
Una estrella,
La maldita estrella en un tobogán infinito.

El tiempo se pasa de largo
Y mi polvo es tan corto.
Y mi mujer es un monstruito castrado.
Y mi monstruito no sabe escribir ‘monstruito’.
Remedio celestial
Guardado en el lugar menos pensado.
Callado, sin amigos, sin memoria, sin olimpos, ahí te quiero ver.
Calato frente al espejo con la insuficiencia en piel.
La palestra es una bailarina improvisada, loca
y valiente que hace reír cuando se caga de miedo.


 Vengo para estar


Vibra huracanada
nada  tengo la cabeza saturada de
inspiración receptora y pasiva
del momento atáquico.
Este debería ser el poema más tierno del mundo
y sin embargo….

En el sentimiento del mundo de personas únicas
en el mundo
de corazones grandes
dadores de todotodo
exudando vida, exudando amor
seres jamás vistos por los luceros
de esta vieja oscuridad.

No he hecho caso al feeedback negativo
¿Qué haremos, cronopio transformado?

la ternura se acaba  a veces y se pone más edad
y al mundo le saca lengua
y el dedo medio con mucha seriedad
¿Qué es lo que pasaría si no hubiera radio en los micros?
Las nuevas leyes represoras otra vez.

Mi sacrificio, el amor
mi amor
mis amores

¿Cuántas veces he dejado de ser la que era,
la que nunca fui?
Desde la enredadera de mi alma,
saco este ramo de flores hecha con palabras
otro pedazo de mi pequeña
y nueva posibilidad.


Ceguera repetida


Te entregué mi corazón
para que aprendamos a amar
pero nuestras locuras se asustaron
y el amor se fue espantado a un lugar
que no es el mar.

Tú, mi promesa rota
mi ciego empalme a la realidad balbuceada
en tu discordancia,
mi azúcar inconsciente que se equivoca
y al segundo se olvida.

Te perdone una, dos, tres veces
en un solo segundo
pero tu garganta ciega seguía hablando.
Yo tuve que callarte la mirada con mi silencio.
Tuve que renunciar a la posibilidad
de lo que había dejado de aceptar en serio.
Yo te iba a tomar entero,
yo iba a decir que sí.
Iba a arriesgar el 100 por ciento
de mi soledad y mis alas
por tu alma de colores necios
y locura imposible.
Yo iba, yo me fui.

Tú fuiste el ángel que después del samaqueo
de reflexión golpeada
te fuiste a aprender solito.
Agarraste tu tarea sin entender
y cruzaste la calle del retorno a tu anterior luz
cuando no me conocía.
Y aun conociéndome ahora
esa luz no podrá ser la misma.
Mi luz agachó la cabeza y se puso a escribir
para llenar el hueco

que había construido para que te quedarás.




viernes, 25 de agosto de 2017

"ESTALACTITAS" DE ALBERTO RÍO




Llega a nuestras manos un libro de poemas, de un autor apurimeño, Alberto Río. "Estalactitas" como se llama el poemario, nos ofrece poemas donde una voz se va confesando a otra mediante metáforas, imágenes y confesiones. Leer estos versos nos ha traído el gusto de saber que en otras regiones del país se escriben buenos poemas y nacen buenos autores. Del autor podemos decir que anteriormente ha publicado una plaqueta de poesía, y que hasta el momento era desconocido para nosotros su poesía, sin embargo leemos con agrado que autores que radican en Lima, como Efraín Altamirano se han tomado el encargo de comentar su libro para la contratapa, esperamos llegue a Lima mas producción de él. Leamos algunos poemas del poemario en mención.


LADERA


I

Tu vientre atardece como una fábula
Y en mi corazón de guijarro
El viento vocaliza tu cintura
Conjugando mi nombre

IV

Oculto tu cabellera al sol
Y al peine que prohibe
La danza de mi metáfora
En tu espalda


UNO

Debes saber mujer
Que cuando te abrazo mis manos son aire
Que rodean como bandada el óvalo cardiaco de tu cuerpo

Ahora mismo te lanzo cascadas porque mi voz ha callado
Pero mi sangre te escribe una guerra con otro silencio

Es la palabra historia de tu carne
Beso las ruinas y el polvo que nos has dejado
Como una herencia en los mapas de la triste piel

Devorados por el ave que otea sin su música
Acerco la distancia al agua de tu memoria

Iluminado de vegetación
Masticando el ritual de tu lenguaje
Siento mi carne empalarse como un tributo a tu animal


ESTALACTITAS
Alberto Río
Cuervo Editores
Octubre 2016



sábado, 5 de agosto de 2017

SANTIAGO RISSO "PUERTOS"





Santiago Risso poeta sanmiguelino, promotor cultural. El poeta hace una revisiòn de sus textos mas significativos y los pone al alcance del lector. Recoge en este libro su trayectoria como poeta. Sus libros son:  Rey del charco (Ediciones Amantes del País, 1995), Cuesta (Orden de la Legión Mariscal Cáceres, 1999), Trasmutaciones (Fondo Editorial de la Biblioteca Nacional del Perú, 2000), Prosa de Nueva York (Alejo, 2003) y Hospital Callao (Alejo / Estación Callao, 2007). 
Fue fundador de uno de los grupos representativos de la década del 90. "Mammalia" el cual fue fundado hace 25 años atrás, en 1992. Entre sus integrantes se encontraban: Rocío Hervias, Antonio Sarmiento, Antonio De Saavedra, José Beltrán, Charo Paloma, entre otros. Quienes realizaron una gran cantidad de eventos culturales. Fundaron bibliotecas, hicieron talleres de escritura, proyección de películas, entre otras cosas. Mammalia, también editó su revista que luego se convertiría en sello editorial, con Alejo Ediciones, publicando este año poemarios de poetas representativos como: Carlos Zuñiga Segura, Enrique Verástegui, José Luis Ayala, Juan Cristobal, entre otras voces más.

Leamos los textos del poeta, quien como podemos ver, tiene una vasta trayectoria y reconocimiento en el ámbito cultural del país.

POEMA A GAMALIEL CHURATA

Un vasto crisol verdusco brota del Lago el oleaje desmorónase del azul trastabilla
en naufragar hacia el umbral La totora tensa de luz seca sus lágrimas en la aurora del instante El Pez de Oro revuelve su caballo aquieta sus células pétreas Ha nacido el Mito del Imperio se escucha el tambor y el galope la palabra cabalga enfebrecida la historia comienza en la brisa azul

del charco de tus labios fulgurante brota del Lago el cuerpo celestial imperecedero un vasto crisol verdusco renace lacustre.


EL MAR

El mar ropaje encendido fulgor de ondas llamaradas en el  horizonte sigilosamente el estío poniente en mi frente el sol es un lagarto que derrama sus mañanas despanzándose
frente a la luz del tamiz ondeado en quietud danzando al viento Mis ojos han  caído  para siempre en el mar.


EVOLUCION

todas las páginas de mi destino
fueron dibujadas
en los cómics rupestres que observo
en el libro de historia natural
la edición es de 1967
año que me recuerda mi primer llanto
y aquellas páginas amarillentas ahora
me dicen
como un llanto raudo y cíclico
que mi destino
reposa en el azul cobijo
de un siguiente llanto esta vez seco y de páginas pulverizadas





Santiago Risso Bendezú. Lima, 1967. Poeta, narrador, promotor cultural, editor, antólogo, periodista. Presidente de Mammalia Comunicación & Cultura, director de Alejo Ediciones y corresponsal de la revista española Alhucema. Autor de varios libros, entre ellos Transmutaciones (Fondo Editorial de la Biblioteca Nacional del Perú, 2000). Creador de varias acciones exitosas y talleres de promoción lectora. El año 2013 fue finalista del Premio Creatividad Empresarial de la UPC en el rubro Cultura. Participó en encuentros literarios en el Perú, Argentina, Ecuador, México, Colombia y Puerto Rico, y su poesía se encuentra traducida a varios idiomas. El año 2010 la Municipalidad de Montecristi, Ecuador, cuna de Eloy Alfaro, le otorgó las Llaves de la Ciudad. Es autor de la antología La generación del noventa (Biblioteca Nacional del Perú, 1996). Próximamente dos editoriales peruanas publicarán sus cuentos infantiles y su prosa poética, respectivamente.


PUERTOS
Santiago Risso Bendezù
Alejo Ediciones - Mammalia Comunicaciòn & Cultura.
Noviembre 2016

martes, 25 de julio de 2017

"PECADO ORIGINAL" DE CHELINA ORTEGA




La poesía de Chelina Ortega se nos muestra como ella, sincera y amorosa. Libre como ella misma lo proclama. Sensual como sabe serlo en su feminidad.

Artista plástica y poeta, Chelina gusta de compartir su tiempo en su Atelier entre pinceles, óleos y la pluma donde plasma sus versos en papel. En esta ocasión nos ofrece un mundo apasionado como ella. Leamos algunos de sus textos.


AROMAS

Somos dos siluetas
que se reconocen.
Por intuición cantan
lobos hambrientos.
Bajo polvo y lluvia

Te invito a huir
despojar estas almas.
Tomar mis alas y volar.
Radiantes / locos / trotamundos

Nos oleríamos¡oh, lobos!
Nuestros codiciados desnudos cuerpos.

tú. aroma a mirra / olivo
Yo, espiga  /flor / canela

Mientras mi lengua absorbe tus años
tu mano acaricia mi espalda.
Serpenteando en la bruma
de mis lánguidas piernas.


ICEBERGS

Revelamos al mundo
tímidas puntas de nuestro interior
solor elucimos máscaras.
Con breves destellos de opacas luces
pertenencia cotidiana
como el mundo exige
Para existir

Mas una noche cualqueira
rígidos como icebergs
Nos elevamos

Grandes  / sólidos /
Frágiles / intensos/
Apasionados.

Tu inmensidad calma mi mar
Yo, divisando este frío Pacífico.
busco el silencio tras las montañas
mas solo encuentro olor de tu mirada.


PECADO ORIGINAL
Chelina Ortega
Editores Maraucano E.I.R.L.
Segunda edición, Agosto 2016


lunes, 17 de julio de 2017

MARCOS M. CORONADO


Marcos M. Coronado es un joven poeta chiclayano, asentado en Tocache, donde ejerce la docencia, esa profesión que tan olvidada se encuentra por las autoridades. Y como tal, siempre está creando textos, aquí nos comparte su poesía, pero ha de saber el lector, que esta joven voz, además escribe literatura infantil. Habría que seguirle la pista en los años sucesivos.

Comparto con ustedes este poema, enviado vía medios electrónicos para ser compartidos con ustedes, lectores.




GALA, BÁLSAMO DEL DOLOR O EGERIA DE LA LOCURA


 Gala es como un chorro de luz tras un volcán iridiscente
que engulle desde su magma cuando me mira.
Ahora el cielo es azul con ribetes blancos
pintados con un dedo de azafrán.

En un día total mente nuevo, como un fénix tierno
listo para andar, vapuleado por su impotencia
de encadenarse nuevamente a la quietud.

Desde el ornato balsámico de madreselvas y alelíes
me detienes los pasos que van directos a la locura
y en su lugar me hablas de amor,
del loco corazón prisionero en una jaula de huesos.

Pero encuentro sabiduría en el espejo,
el gay saber que los letrados desoyen. Y te pido tiempo
para entenderme con los míos, con las corbatas viajeras
y los desterrados zapatos. Y también el polvo que viene detrás.

Con el espacio ciego y el tiempo en el pecho,
voy por las calles gritando inconcluso,
entonces, los años me asaltan sultánicos
y he vuelto hoy, tan lejano, apenas,
sediento y con los piojos blancos.

Gala, se ha ido, se ha cansado de mí, del dolor
que significa parir un monstro y esperar, esperar qué,
esperar el tierno metamorfoseado del placer.
El tiempo es para ella medida en una flor, y, tiene prisa.

Gala y su mirada aviesa y su seno inquieto
ya no encontrarán soltura en el viejo puerto del amor
a la brisa de un día de arcoíris sobre el mar.
La belleza le es tan lejana ahora, Gala,
la acuarela tenue del dolor.

Mis malabares con la poesía no significan ya más
que un payaso y un semáforo de la urbe gris,
una mascada se alza titánica y nubla mi ser.
Entonces vuelve la ciudad con su bronce corvo
a plañir tan fuerte en mi interior y caen las falanges
como una pandemia de gusanos níveos en baldosas.

Miro. Sedienta la hoja roja, afila sus fauces en lo alto.
¿Qué quiere? ¿qué busca? Acaso la piedra reclama
el cortejo nupcial a deshora. Soy quien se niega a volver
al altar sepulcral. Los cipreses y su espera convulsa
a distancia quedan enhiestos con otoñal atuendo, frígidos,
esperando en vano el nupcial cortejo.

Mi casillo de naipes se tambalea sobre una cuerda de nudos
como un quipu hereditario, un can roe a prisa las orillas
de sus cuatro suyos. Sé que la hora envuelve
de martirio al reloj. A qué viene tanto tormento.
Sabe mis plantas andantes del finito caminar.

¡Oh Muerte, en qué vientre de líquido aquelarre
se jugó tu suerte, tu sino, en qué senil estatua ocultas tu ira!
Gala, hace fiesta en su sexo y tú, qué júbilos festejas.

Wagner, hace espectáculo con los jirones de mi piel,
los enloda, los purifica, los tira a la negra lluvia,
y hace un terciopelo para cubrir a la sombra.
A ti soberana tumba, qué te aflige.

Entonces veo aparecer tu rostro líquido
suspendido en el espacio corpuscular de la noche.
Te interrogo. Hay entre mi pupila y tu cóncavo párpado
un dilema incognoscible, un juego de azar sublime
que envuelto de misterio acorta nuestras distancias.

Ha sido un efímero sueño. Has sido un sutil
tropiezo del yugo humano. Ahora, cada respiro,
cada traspiración de los poros es un azahar florido.
Sensación que se produce al leve vibrato de tu dolor.

Es media noche y el pez nocturno a puesto con sigilo
su ojo en lo alto, vigila tu faz liquida desprenderse
de mi glándula durmiente, tras el fuego acuoso del esperanto.
Las ninfas han muerto. Heroida, recorre la fosa.

Gala, prístina recorre no solo los dominios del dolor,
sino, balsámica entra en los intersticios de mi ser.
Mi pobre alma desnuda no resiste tal intromisión
y se resquebraja como un cirio apenas temperamental
que espera la ascensión de los clavos religiosos.

Gala. ¡Oh, Gala! mi florido jardín de alelíes y ninfas,
de azahares y esperantos; morirá antes del invierno.
Que loca visión arrebató tu esbelto talle.
-Nada, dices. ¿Pretendes el signo natural de la muerte?
Callas. Por qué callas desesperadamente.

Llega la aurora matutina al dintel de mi cuarto
que cubre su nocturna estancia sigiloso.
Llega con éxtasis de una transición malsana y trashumante.
Invoco en desesperación al fénix de la noche,
al cuervo negro de Poe. Y no hay más
que tus ínfulas llenando el aire.

Ni laurel ni cantos satisface tu locura arrebatada.
Respiras adicción. Ni el propio opio se compara
a tu frenética locura de secundarme desde las falanges.
Tortura que impones cual veneno contra toda ilusión de libertad.

Has vuelto al poeta esquizoide en su juventud,
¿Qué será de sus años de olmo, de bisturí?
¿Qué será de su hambre, de su imaginación? ¿Su sed?
Sumisión + dolor. Sumisión+ hambre = dolor.
Seducción + cadáver. Seducción+ otra vez cadáver = dolor. 

Dónde está la compasión de la muerte hipnótica,
ahora que la mañana desde un sueño proverbial avanza
tras las migajas de un cirio desnudo que se envuelve
en un llanto flamígero dispuesto a quijotesco batallar.

Apagado y humante en los brazos otra ves de la aurora,
sediento, cual mármol rocoso y salino, con las falanges exangües
de náufrago en la orilla opuesta, que vive sueño o delirio,
de cadáver y sombras vuelto a renacer.

He de invocarte desde el sepulcral destino: Gala…


Gala, bálsamo del dolor o Egeria de la locura.



Marcos M. Coronado: (Chota, Perú 1987). Docente, poeta y narrador. Realizó estudios de educación en la UNPRG de Lambayeque donde se licenció en la especialidad de Ciencias Histórico Sociales y Filosofía; así miso ha realizado estudios de post grado en Ciencias de la Educación con mención en Investigación y Docencia en la misma universidad.

Ha sido ganador en los Juegos Florales (género narrativo), realizado por la Facultad de Educación de la UNPRG en el 2009. Publicó el libro de cuentos: El último tañer de las campanas en el 2010. Ha publicado en la revista digital Los Omniscientes. Trabajos suyos han sido antologados en colecciones como: Camino a la felicidad, 2016 y La serenidad de los días, 2017. Umbras delirantes (poemario inédito)