LES GUSTA VENIR POR AQUI

martes, 9 de marzo de 2021

5 POEMAS DE MARITA TROIANO


A fines de la década del 90, empecé a ver mucho el canal del estado y más precisamente el recientemente desaparecido programa "Presencia cultural" dirigido por Ernesto Hermoza, quién durante décadas  hizo un gran trabajo de difusión cultural con el programa en mención. Fue ahí que vi mencionarse el libro "Poemas urbanos" de Marita Troiano, y desde entonces supe de ella y su poética, ya durante una de mis visitas en ferias pude adquirir algunos libros de ella como "Mortal in púribus", libro antes mencionado aquí

La trayecto de Marita se ve reflejada en sus libros publicados y en la calidad de sus textos. Dejamos al lector degustar de estos poemas seleccionados de algunos de sus libros publicados hasta el momento. Servidos.


SÓLO UN BESO

  

               Cualquier cosa por un beso de tu boca

De esa tu boca que invento siendo mía

Un beso húmedo

Entibiado

Un beso hirviendo

Un beso lento

Insomne

Apresurado

Irreverente

Sendas de perlas

llamando a viva voz la sangre

con los labios

Un tormento de glándulas por excesiva adrenalina

                      Cualquier cosa por un beso de tu boca

Con colores del geranio

Teñidos de ternura

Con aromas de sándalo

y textura de piel de los duraznos

Un himno indostánico sin fatigas

Un beso simple

Complicado

Largo

Entrecortado

Un beso halcón   beso paloma

Entrelazados los alientos

Perdida en el vacío la cordura

                     Cualquier cosa por un beso de tu boca

Un beso que hable lenguas vivas   lenguas muertas

sumidas lenguas en un ritmo inverosímil

¡Un beso pronto!

Antes de la censura de los jueces

Antes de que me borres de tu vida.

 

De: POEMAS URBANOS. Carpe Diem- Lima, 1998


 ALGUNAS SUGERENCIAS CON QUÉ ESCRIBIR POESÍA

 

 Si no existiera el papel   

ni los papiros de ayer 

los pergaminos   las piedras

                              …o las tintas     

                       ¿De qué forma escribiría  poesía ?

 

Tal vez…

sobre una espalda tibia  

con mi lengua humedecida por tus besos

Contra una pared blanca  

 con los bordes ondulantes de tu sombra

En la piel violenta de tus muslos              

con una aguja imantada

En las lisas piedras del jardín  

con mi sudor y mis lágrimas

En la curvada cáscara de un huevo

 con trozos de carbón

Sobre la arena clara   

con el temblor de mis dedos cuando miras

En la palma indescifrable de mi mano izquierda

moviéndose sus líneas hacia tu destino

En tus nalgas   

con mis uñas largas

Sobre la corteza de un árbol

con el viento de mayo y un cuchillo

En aguas cristalinas

jugando con tu infiel reflejo

 

En tu boca       con la mía

En tu nuca con mi aliento

En el aire      con mis alas

En mi barriga blanca      con tus sueños

 

 De:  Mortal in puribus/ Lluvia Editores Lima ,1996 – 2° Ed. 1997


VIENTO DEL SUR

 

Pasando airoso por la empedrada calle

Repasando surcos en veredas insomnes

Ascendiendo evangélico entre nubes

Rumoreando como una idea antigua

 

 Hay que seguir la senda que lleva a la montaña

          y el cristalino cauce de fugitivos ríos

 

Oh viento del sur   mi viejo amigo de aérea eternidad

Viento suspiro inmenso

Viento clarín  

Viento tambor

Renace en mi la primavera adolescente

que a contraluz sonríe anidando ilusiones

en las primeras lunas de este sin tiempo cielo

Y con tu silbo liberado de espinas

con misterios de víspera y ecos de la infancia

haz que surja entre dos mares la florida estación

que perfile mi talle y engrandezca mis alas

haciendo mi cosecha sustantiva

Anima viento en fecha múltiple

aquel vagón de fuego que mate de muerte natural

esta melancolía de cielo obscurecido y una alzada

tristeza que apunta a ser verdad del alma

y en mi pecho forja un nido

Viento del sur   con tu férrea voluntad de viento

y sin demora    envuélveme en tu hechizo secular

en tu ingrávido cuerpo     en tu invisible fuerza

 

Y en sostenido vuelo   házme ajena a ese mortal hastío.

 

 De :  Mi mundo raro  / Carpe Diem- Lima, 2018


LINGUÍSTICA

  

Como adverbio de modo

A prisa o lentamente

Voy a saciar ganas insomnes de hace tiempo

Desde mi antiguo pretérito perfecto

Cuando soñaba que sin abreviaturas

y en lengua castellana te lamería entero

A trote lento o en franca cabalgata

De los pies a la cabeza

En conjunción copulativa

Mitad poética mitad metalinguística

Misma canina

Consonántica con tu verbo sustantivo

Con pronombres numerales en mi esencial lamida

En compuesto y descompuesto predicado

Eternamente retenido en mis papilas

Irreflexivo el verbo

Intransitivo por siempre entre mis labios

Y a mitad de la tarde        sellar tus poros

Regalarte otra piel

Que sustantivo en mí tú crezcas    consonante

Mientras sigo en mi afán por recorrer

de modo imperativo y con insubordinación tus jerarquías

En vocales abiertas o en diptongos

Por obsesión retórica

Capricho posesivo

Perjuro en indicativo                       

 

O simplemente

por ampulosidad de la Real Academia de mi Lengua.

 

 

De: SECRETO A VECES  - Carpe Diem,  Lima, 2003

 


EL RETORNO DE LI TAI PO A SU ALDEA BAJO LA LUNA LLENA

 

                                                                                              En medio del viento y de la nieve

                                                                                                             De noche alguien vuelve a casa

                                                                                                                               LIU CHANG CHING  (…/ 786 a.C.)

 

Aquella vez 

 Li Po trajo su propia vida en las espaldas

Modeladas cóncavas   Gastadas de tanto andar

Aquella vez

Reencontró su peregrina vida al descubierto

en el oscuro de la cerradura      en un odre de vino

en el pájaro de alas dormidas oculto en los hibiscos

 

Transcurría lentísimo el otoño

Muy tibia era la cadencia de indeclinables días

Y Li Po   firme en la senda  

fibra y gesto inalterables era

Serpenteando nostalgias

Deshaciendo recuerdos de espadas mandarinas

y evocaciones de oro en labrada orfebrería

de cárdenos amoríos a la orilla del mar

 

Paciente   sacudió entonces túnica del viento frío

De alquimias del corrompido verso   del dorado error de la codicia

Así   bajo la luna llena va

Persiguiendo nubes y agua clara

Atento al silbo de bambúes que lo guían a casa

Donde se duerme

Donde se sueña

Donde se muere jamás

 

Ha recobrado el zumo   las creencias

La escarlata memoria de la Pagoda de la Grúa Amarilla

Nada lo ofende ya    Nada lo tienta

Va embriagado de marea de verdad

E ingresa en un descolorido puerto que

se anuncia en redes y recias manos de viejos lobos de mar

El poeta va escarbando la brisa con las uñas crecidas

Buscando la ermitaña paz de lotos en la arena

Y es tupida su barba    oscura aún su frondosa cabellera

Sus manos     con el musgo confidencian

Conversa con zorros de la noche y conoce pensamientos

del meridiano pino  

Pues Li Po vive alianzas con la naturaleza

mientras sueña elevado en el eco del laúd

en los surcos de arroz    en el húmedo pelaje de caballos

en la indescifrable enredadera o entre la voz de flautas

cerca del predicado azul de indefinida línea

 

Brilla más que la luna su sombrero

Ilumina más que una antorcha su sonrisa

Por allí  

por el camino viene Li Tai Po bañado en rojo y poesía

Ascendiendo por el rugoso valle donde habita

una montaña grande entre dos ríos con mil peces dorados

en sus aguas tranquilas con riveras de jade y melancólica garúa

 

Florecerá la plaza con su arribo

Aldea lucirá rostro de fiesta

Campana de polvoriento templo tañerá

revoloteando versos que dicen del solitario vuelo

en un ayer con climas raros e indefinibles lunas

de esa región salvaje que Li Po visitara

con el cuerpo y el alma teñidos de pasión infinita

El poeta abandonó la estepa y la blasfemia repetida

El tenebroso bosque envuelto en sombras

La escarcha doliente de sus ojos

Las nubes suspendidas

Forjado a fuego y llanto olvida ya vieja marinería

de los mares del sur     dejando atrás mundanos ornamentos

que incesantes lamían sus sienes con ortigas

 

Ahora   con paso firme se dirige a la brillante pagoda

La de sus padres   la del embrión primario

Todo tao   desenredado   reconciliado con la brisa

castigando al oeste carnicero que cinceló tristezas

en su alma vagabunda

 

Y desde los juncales

En el confín del mundo

Regresa Li Tai Po regocijado a su infantil aldea

La de radiante sol y nubes blancas

La de brillante luna y sombras quietas

Trae la espalda cargada de versos con su vida

para leer al pueblo de hace tiempo al pie de la montaña

mientras descienden otorgados

piadosos crisantemos y flores de duraznos

cerca de sus sandalias.

 

De: La Historia según la poesía. Carpe Diem Editora, 2005


MARITA TROIANO: Nació en Chincha (Ica, Perú) Licenciada en Sociología y Ciencias Políticas por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Fotógrafa, Editora del sello Carpe Diem que fundara en el año 1996 y Directora de la Comisión de Escritoras del PEN Internacional del Perú desde el año 2006. Organizadora del Concurso Nacional de Poesía de Mujeres Scriptura y del Festival multidisciplinario Arte en el Parque.

Obra Poética: Mortal in Puribus (1996), Poemas urbanos (1998),  Extrasístole  (1999), Secreto a veces  (2003),   La Historia según la Poesía   (2005),   Ad Libitum – Antología poética personal  (2006),  Dando ansí por ty soy toda erranza  (2010), Mi mundo raro (2018). En 1997 por el Día Internacional de la Mujer publicó la Antología de poetas peruanas Mujer y Poesía, y en el 2017, la Antología La Poesía nos une - 50 Poetas del Perú.

Como narradora ha publicado el conjunto de relatos La noche anterior (2001) y con el auspicio de Save the children –Suecia, escribió Las increíbles aventuras de Rafo, Mati, Nico y Esperanza (2008), primera novela dirigida a niñas y niños en defensa de los Derechos de la Infancia Ha escrito dos obras de teatro: Medea Unlimited y Manos Voladoras puestas en escena en Lima y Buenos Aires.  Poemas suyos han sido traducidos al inglés, francés, griego e italiano, figurando en importantes antologías del Perú y el extranjero. Ha representado al Perú en encuentros y festivales mundiales de poesía en Colombia/ Méjico, Francia, España, USA, Canadá y El Salvador entre los más importantes, dictando conferencias en algunas universidades de dichos países.

Por su destacada labor literaria y continua defensa de los Derechos de la Mujer y la Infancia, fue galardonada en el año 2006 como una de las 40 Latinas más destacadas de la ciudad de Nueva York en el XI Certamen organizado por el Diario La Prensa de dicha ciudad.

Así mismo ha recibido el homenaje del Congreso de la República del Perú a través de su Comisión de Cultura y la Medalla de Honor que otorga la Municipalidad de Chincha, su provincia natal.

 


lunes, 8 de marzo de 2021

5 POEMAS DE LUDWIG SAAVEDRA

 



En el transcurrir diario poético, uno va conociendo personas, autores y libros. Así fue que en 2009 llegó a mis manos "Florece" primer poemario de Ludwig Saavedra, libro que anteriormente hemos comentado aquí.

Aquella noche de lectura poética en el casi extinto Yacana, donde concurrían muchos poetas y seguidores de la poesía, se presentaban jóvenes voces de la poesía peruana, una de esas voces era Ludwig Saavedra, quién leyó desde su primer trabajo unos poemas titulados con nombres de flores. Finalizando la lectura, busqué al autor e hicimos el intercambio de publicaciones. Desde entonces hemos coincido en diversos eventos y Ludwig ha ido creciendo en poesía. 

A nuestros lectores ofrecemos una muestra de su poética que el autor en mención ha tenido a bien enviarnos


PRIMERA POEMA

 

CONOCE LA FUERZA DEL TIEMPO Y EL SER EJECUTIVO COBRADOR DE LA MUERTE

 

El amor no me salva

Me salvará mi canto

Y mi canto

es un viaje infinito

entre la niebla

y el mar

Es decir además de una vibración

un silencio

Si mi canto no me salva

Entonces no soy nada

No soy ni el viento

ni la humedad que baila lento

en el patio de la casa

Verdeando

las paredes

no soy ni una mísera brisa

que lee las miradas y se desvanece

soy solo un dolor

que la noche olvida

entre sangre

y alcohol

si mi canto no me salva

soy solo un fantasma

que llama a la puerta

que grafitea un nombre

y añora que su canto

lo ilumine

sin tregua

ni muerte

como adentrarse en el desierto

el desierto que escribe poemas de sombras

con el perfil de las dunas y los cirros

un poema sobre el vacío o la desolación o la sencillez de las cosas

y hallar por ejemplo

una huachuma en flor  la iluminación

Como si además de ti y de mi

hubiera alguien más en la página en blanco.

 

 

SEGUNDO POEMA

 

Hartado de sonidos

llego sin furia en mis ijares

Ni bruma en mi jardín

Añoro tan solo el deseo puro absurdo pleno muerte

Rasgo cuerdas de ultrasonido

Y mi canción es de hielo pero derrite

los corazones de este este templo de

gente vacua

 

La poesía se derrite también pero en

formas o volutas

pliegues de rio

 

Nacarados vientres de tambor

Saxos chorreantes

 

No me convence tu forma de arder

tan tenuemente

Entre las frondas de esa nube

Prefiero la tormenta que hay en tu mirada

Yo ahí sacio

Esta intuición de amor

De muerte

De dar.

 

TERCER POEMA

 

Acaso rima chiquilla con cuchilla

Y si digo Noche si te llamo tuta tuta?

 

Te amo por ser negra warmi warm

Cáustico y acústico con

Breves dosis de hastío

Se decolora el atardecer

Y la luna

Asoma

Más pálida que en un desencuentro

 

En las hojas jaspeadas brilla

La música del verano

Torrente luminoso hacia la nada

 

La warmi se desnuda florece en verano

Verano primaveral bacanal

Estrellas de inkaria

Gaviota s de miel.

 

CUARTO POEMA

 

Las lucidas ideas de mis compañeros de ruta son como esperar un estruendo en medio del espacio de ceros y unos

es decir una ilusión más   un espejismo de por ejemplo

duraznos bajo la luz de una tormenta

 

De rodillas y pálidos esperan su turno

ser mencionados en el festín de egófagos

Sin temor decoran la entraña de la nave y edulcoran

jardines de cristalina melodía

encarada de la primera isla del barro más cálido del molde estelar

 

Ante la hiperdictadura del hipercapitalismo toca la hiperguerilla

Todas las grafías listas para la ejecución de la sinfonía

El vasto imperio de la música es el mapa del Tahuantinsuyo

Los pórticos se envanecen se creen patios

se creen la humedad que baila en el piano y lo carcome por dentro y lo deposita en manos de una isla mas voraz que la anterior como si cruzar encandilado de la furia fuera mas concreto que soñar

con sucias velas de aroma a esperanza mal prendida

 

Quiero tomarte de las manos

que mires al sol y sepas que hay todo ese color solo para que sonrías

 

Suspiro que trepa el sol

quisiera saber que conversa ese diente de león con esa fina catarata

ay esta tristeza que toma limonada                                                      

ay escuela del mar   mojada aurora maestra cruel

El cielo espejado rumoreado acariciado por nuestras miradas

como si de una gran león o tigre se tratara

nos pierde y nos confiesa de antemano que esto es una masacre

el poema

la hiperguerrilla  todo  

Impongo el pogo

y el gozo

bajo la noche compañera

y sobre el dócil pasto

sinfonía que los pájaros equi  librarán   

como tocar un solo en un fest de poesía mientras el amor de tu vida rapea pétalos amarillos y morados

y tu dices yo no ame a una diosa solo a una chica que sabia reír de una forma especial y me hacia reír de una forma especial y eso es todo

 

Estoy hasta el último de los paseos solo por dolerme

O padecer asfixia fuera de mi elemento

y entonces sobrevuela esta tristeza se entretiene con tu pelo y cae

en el blanco de una hoja como si de hierro se tratara esta flor

esa flor que también llevas tu y no sabes

esa clandestina y ensoñada laguna

delicadeza de los días que se ensartan como cuentas de un collar

en una isla de naufragio   en un link de sensación sólida

lluvia sin solución en un valle de niebla y sonetos de cristal

que

apestan .

   

QUINTO POEMA

 

Escribir poesía es un oficio triste y muy esforzado

Muerte entre llamas azules y verdes al osado

Que luce como estandarte su cerebro lleno de valles y sinuosas plegarias

La masacre de la letanía del invierno que asciende entre cantos de vendedores ambulantes lo sabe y

Se abre paso como un perro rabioso antes de que le den el balazo fundamental

Arda la pira de sus ansias como ofrenda

Como saber conjugar y olvidar

Y saborear esta desolación entre palmeras de diamante

 

Yo antes fui dédalo y florecí en rostros vacíos como monedas de un dios deudor

De todas las oraciones de las niñas buenas

Yo antes decidí olvidar mi propia claustrofobia

Sonreir cada tanto y cruzar los albores de esta ciudad y su música concreta y afilada

Se de memoria la e y la i y las estepas y he visto regocijarse poetas

Como testigo fiel de todos los crímenes

Manjares me entretuvieron y entonces entristecí pero dije Este es mi Perú de poesía

De poemas que sudan y tosen y chillan y les moja el rochabús de la policía

Entonces me volví salvaje    decidí otra vez  tomar el oficio por las astas de demonio

Feliz

Campante

Me deshice en los caminos de ichu

Me sembré como amor en los balcones de sus ojos

Me sacrifique en los fest de poesía destripando cerdos para buscar perlas

Salté el charco   libre el chaco   sacie el dolor de las iras y de los idos

Los pormenores de las manos que insidiosas trepaban porque solo sabían y quedaba eso

Trepar y trepar a como de lugar

El sinsabor era parte de la sazón de la muerte cocinera

Nuestros nervios se posaron en su versos como aves de color mortecino

Soñé con los parajes blancos donde salta la Qarqaria

 

Los volcanes nutrieron mi imaginación fogosa entre tantas fiestas inyectadas a la fuerza

Gire como un pálido huracán  trepé también  a mi modo

Pero nada satisfizo este acorde que llevaba

Ni nadie acerco su oído para escucharlo

Somos solo el recuerdo que dejamos en una tarde frente a los chicos del colegio que mira a esos señores presentados como poetas

Esos señores resaqueados

Escribo sin pensar

Escribo sin dudar

Escribo d verdad

Pero eso cuenta?

 

Importa me dice el saxofón de Coltrane y la lira de Orfeo

Importa me dice el perro más furioso del infierno

Importa me dice el trozo de isla que se salvó de tu tormenta de gestos vacuos

Importa me dice Willy me dice Franky  me dice Héctor domador de caballos suéltame que voy sin jockey

Los nombres épicos de nuestras fiestas en el barrio causa

Los sueños perdidos los sueños encontrados

Los sueños arrasados por las alas de  sombra de los tiempos altamente líricos y sílices.


LUDWIG SAAVEDRA

Lima, 1985. Literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Ha publicado las plaquetts de poesía: Florece, 2009. El mar de vinilo, 2015; ambos con el sello Paracaídas editores; los poemarios Los arrecifes, edición cartonera a cargo de Amaru Cartonera, Hartado de sonidos y Al pie de la explosión, 2017 y 2018. Ha participado en diferentes festivales de poesía, ferias de libro, en Perú, Ecuador, Chile, Bolivia y el norte argentino. Es declamador de poesía itinerante, docente de Literatura en colegios, librero, editor del sello Huachumera editorial y la Revista Latinoamericana de Poesía Obayareti. Prepara dos nuevos libros y espera la Revolución de la mente y que arda todo.


jueves, 11 de febrero de 2021

5 POEMAS DE "NO SIGA ESE PÁJARO" DE MARTÍN ZÚÑIGA CHÁVEZ

 


El sur del país tiene sin duda buenos representantes de la literatura. Una de esas voces es sin duda Martín Zúñiga, poeta nacido en Cusco y radicado en Arequipa, ha sido el principal gestor de un registro literario a través de "Urbanotopía", que es, digamos una especie de directorio poético de voces peruanas, dónde se pueden encontrar autores de diferentes zonas del país, ordenados alfabéticamente. Así tenemos quizá uno de los archivos poéticos con mayor continuidad en el medio. Algo que nos alegra, pues la misión de nuestro blog, es similar a la realizada por el poeta. 
A la par, debemos decir que: Martín ha ido trabajando su producción literaria de una forma muy destacada, participando en Festivales, Antologías, Ferias de Libros y Lecturas poéticas en diferentes zonas del país. La calidad de sus textos le ha hecho acreedor de algunos premios, tanto en Perú como en México y España. Podemos decir que Zúñiga es una de las mejores voces de los últimos 20 años en darse a conocer, algo que es confirmado en los libros publicados, constancia de aqueello que decimos. Para muestra, este puñado de poemas que ofrecemos a nuestros lectores. Servidos.


0. El dulce sonido de la estática en la televisión

 

Eran los mudos comienzos del siglo. Un chico perdido de dieciséis, luego de celebrar año nuevo durante dos semanas, tomó un bus y viajó al oeste. Al siempre viejo y peligroso oeste. Nadie podía decirle qué tan era el oeste: las ciudades casi costeras donde crecían trampas en cada esquina, donde cualquier sueño puede terminar en algo que devora. Lo de siempre: un migrante con muchos sueños, sueños criados poco a poco en las pantallas de televisión. Sin nadie quien viese por él. Ni él mismo. Siempre se está así de solo en el mundo. La familia es la forma que tienen para hacernos creer que no estamos solos, y en realidad nadie puede asegurarlo: cada familia tiene un criminal o un santo entre sus filas. Un pequeño caníbal totalmente solo. Total que llegó a una ciudad perdida en medio del viejo oeste, una ciudad blanca como un escupitajo de tuberculoso. No sabía cómo comenzar, así que fue anotando poco a poco lo que le sucedía y leyéndolo antes de dormir. Entre escribir lo que le pasaba y leerlo, se iba todo el tiempo. Entonces se vio a sí mismo convertido en palabras sin dirección ni peso, garabateadas en cuadernos escolares y amarillos. Por eso se tiró bajo las ruedas de los trenes en movimiento. Por eso toda la noche previa se dedicó a escribir lo más rápido posible sobre los días que hubiese, las calles vueltas a oscurecer, el agua que no iba a beber. Por eso puso música en la casetera –en aquel tiempo todavía existían caseteras–, juntó su poca ropa en el centro del cuarto, esparció todo con querosene –en aquel tiempo todavía en los grifos vendían querosene– y empezó a quemar todo. Nunca llegó a tener dieciocho, pero poco a poco su imagen se distorsionó con modulación. Por eso de muerto hizo milagros y el pueblo lo santificó. Esto fue antes que todos tengan cámaras a la mano. La calle donde dormía terminó en cenizas, pero no hubo ningún muerto, como sucede con los santos. Esa calle tiene su nombre. No la encontrarás en las guías de turismo, pues es una calle que ha ido viajando por el mundo. Y algunas noches los televisores de la ciudad, sin venir a cuento, se prenden solos, y hay estática y armónicos y la imagen se distorsiona, y algo entre todo ese error pronuncia su nombre. En algunos programas llaman a eso mancias, pero casi nadie se da cuenta, entre tantos televisores olvidados por los que duermen. Por cierto, bróder, ¿qué tanto duermes?

 

 

De: No siga ese pájaro


 

IMPASSE

 

Ya sé. Se trataba de la valentía.

Un buen tema para cualquier conversación.

Terminada la juventud,

se está a merced del miedo,

(Olvido García Valdez)

por eso aman la valentía, como los héroes.

 

Como si el valor valiera algo. (Bolaño)

La inconsciencia de los héroes al trotar

sin saberlo sobre su piel

esquivando los huecos como sobre las olas

más altas

es solo

            técnica documental

estrategia discursiva.

No tienen el valor de mirar atrás como lo tenía

Apollinaire porque no tienen memoria.

Pero no basta ser valiente

para aprender el arte del olvido

(J. L. Borges)

Amar sin aprendizaje degenera, pero te diría

ten el valor de equivocarte. O entra sin naves

en el altamar del sueño.

El sueño que divide sin rencor a sus amantes (Walcott)

 

Desde la proa se ve cómo el fugaz romper de las olas

es una máquina urdida

para devorar y construir a la vez.

      Debajo

de la marejada florece con amor la verdad

respirando en medio de los huecos

como un joven    elefante pesado y hermoso

                            ocultando al sol

    tras su risa de marfil.

Este es nuestro pequeño espacio de confianza. (Watanabe)

 

Con su solo ojo de arena la verdad vale por su risa.

Y toda risa es liminoide.

Su inundado vacío (como papel

quemado) tiembla bajo el oleaje (y al llegar cerca

del obstáculo la ola crece, crece, se empina

y disminuye de anchura) con el sonido tísico de la hoguera.

No de miedo.

Miedo a que lo que ame sea letal para aquellos que amo.

(Carver) Dentro del tubo de la ola antes de romper

la risa tiembla de emoción

pues hay carencia en su atracción.       Y cadencia.

La atracción de enfrentarse al horror y de tener una teoría sobre él. (Carson)

 

En un texto de cuatro líneas sales del sueño.

He soñado una fuga. Un “para siempre"

suspirado en la escala de una proa. (Vallejo)

Y alguien, del otro lado, siempre espera.

Impulsada por su angosta velocidad la ola

pierde equilibrio

y se estrella

estruendosa

sobre las peñas rocosas.

 

“Solo se es valiente para el otro”.

Lleno de aforismos acuáticos

la valentía se filtra entre las piedras.

Aunque sin puerto alguno.

 

       Hueco.

Cuántas costas ficticias

Antes del puerto hay.

(Emily Dickinson)

Cualquier texto puede ser un puerto.

Liminoide. Me gusta esa palabra.

Mas en aquel tiempo,

cuando rompían las olas los puertos

no la conocía.

Por eso para hablarte

tuve que referirme

a la juventud

Atardeciendo

Sin amor

Con su boca inflexible

Hacia el mar. (Elytis)

 

Pero entonces, totalmente trizas, apareces

con una fruta gastada en el hueco de cada mano.

 

De: No siga ese pájaro



frag |89|48|

 

leí mientras despertaba en el periódico oficial de la nación:

solas se oyen las calles no se garantiza la vigencia de los derechos

y libertades constitucionales en su huir brutal de carnicería

por eso cuando grande como consecuencia de la declaratoria

cesa la plena vigencia de los derechos ciudadanos quisiera ser

lector, algo que es por libertad de acción, detención legal,

interrogatorio a detenidos o presos, libertad de locomoción mucho

más civil, honrado y modesto que este miedo con caries

derecho de reunión y manifestación y portación de armas, contenidos

en los artículos citados pero mientras tanto, escarbo días a mano.

 

De: No siga ese pájaro


 

PAÍS ABIERTO


a Alarico, todista

 

mi país es tan pequeño que si me levanto

por el lado izquierdo de la cama

ya soy un extranjero. mi país

no tiene más que una estación solo de salida

de buses. en mi país cuando trajeron

un cristo crucificado para la única iglesia

tuvieron que cortarle un brazo para

que entrara. en mi país los días

duran la mitad. y la gente tiene

herramientas que a la vez son una taza

un taladro una espada un tambor una silla.

para que la comida dure el doble

comemos frente a los espejos.

ahora que viajo me doy cuenta

que solo se puede hacer bien el amor

en mi país. cuando vino la sequía

nadie se dio cuenta. cuando llegó

el invierno incendiamos la iglesia

y creamos al menos tres religiones más.

mi país tiene la misma cantidad

de alfabetos que de personas.

al miedo no lo conocemos pues hemos

sembrado tanto horror en el mundo,

que solo le tenemos pánico a dormir

porque en mi país nadie sabe

convertido en qué se puede despertar.

 

De: No siga ese pájaro


 

PAPAS Y CAMOTES


a Toño, maroquero

 

cuando cocino el sabor depende

para quién sea y qué tal me caiga.

cuando cocino para mí, por ejemplo,

todo me sale feo, quemado y triste.

cuando cocino para mi madre

todo sabe a leña verde y recojo violetas

en el camino para adornar su lápida

pues como todos saben mamá no está muerta.

cuando cocino para mi padre hay mucho ajo

y pólvora y clavos y esquirlas de mercurio.

cuando cocinamos con mi hijo él dice

que todo le gusta porque él cocina más que yo.

cuando cocino para mi amor estoy distraído

y estas llagas en mis manos son de agua

helada y aceite hirviendo pues las estrellas

son difíciles de sazonar.

cuando cocino para el Hombre

al cual a pesar de todo le tengo fe

las papas saben a papas

y los camotes, a camotes.

 

De: No siga ese pájaro


 

Martín Zúñiga Chávez (Cusco, 1983)

Ha publicado Cover (Buenos Aires Poetry, 2019), No siga ese pájaro (Paracaídas editores, 2017), Gavia (Ediciones Fecit, 2009), entre otros títulos. Su obra ha recibido importantes premios en España, México y Perú. Coorganiza el Festival Internacional de Poesía de Arequipa, gestiona espacios literarios en el sur de Perú y desde hace varios años gestiona el proyecto Urbanotopia.