LES GUSTA VENIR POR AQUI

miércoles, 19 de septiembre de 2018

SOBRE "DE REPENTE, EL POEMA" DE HÉCTOR ROSAS PADILLA POR HERNÁN ANAYA ARCE







De repente, el poema.

Escribe: Hernán Anaya Arce.  

Todavía corre el riachuelo/ en cuyas aguas jamás se mojaron Jorge Manrique ni Heráclito/ pero yo sí….

Todavía corre el riachuelo que nos dejó su frescura/ en la piel como los besos de las brisas marinas….

La poesía de Héctor es como el río que fluye  de la vertiente más profunda, estos versos suyos nacen del interior de su alma como aliento suave   para expandirse por  diferentes causes de la pluralidad humana para solazarnos y convertirnos en parte de su experiencia poética.
                                                                                                                                             
          En este libro podemos encontrar  vivencias y sentimientos del autor donde nos muestra con un lenguaje sencillo,  nuevas formas y estilos de hacer poesía,  al inicio de esta obra podemos sentir la hondura humana, maternal, poética, propio de un gran escritor “palabras a una madre cañetana”  de esos recuerdos que confluyen en una hermosa prosa como dedicatoria. “…. Por convertir los pedregales en campos de tubérculos para que el pan no faltara en nuestra mesa….”  ¡Qué grande y asombrosa fue mi madre! Asombrosa por su manera de amar a sus hijos, como solamente las gaviotas aman al mar,… 

El poeta con estas frases logra inmortalizar el cariño a un ser amado “in memoriam” porque fue vital en su vida. Estrofas que impactan, que conmueven y se mimetizan con el lector y como trazo matinal logra perpetuar sus versos, no por la forma,  la ortografía ni la técnica de un literato, sino por la sencillez de sus palabras que ayudan al lector a pensar y entender lo que lee.

     De repente, el poema nace como el arco iris en la mañana, para mostrarse físicamente en un atractivo libro hecho de metáforas de mar y viento, pocos saben,  que el riachuelo se detuvo en el tiempo para dar paso a una hermosa portada y mostrar el torrente donde el autor desde niño supo humedecer su alma y que le ha inspirado algunos de sus mejores poemas.

    En Héctor, como se sabe, existe una formación verdaderamente poética ya que sus lecturas fueron numerosas y constantes alguna de ellas inspirados en los poemas clásicos como Li Tai Po, que escribe con mucha nostalgia y añoranza a su pueblo. La luna, / sobre mi lecho sus luces proyecta. / Me parece escarcha sobre la tierra. / contemplo la luna al levantar la cabeza, / y, al bajarla, añoro mi aldea natal. 

Igualmente el autor a pesar de vivir muchos años alejado de su país no olvida su humilde origen, a su gente ni a su caserío de Cochahuasí, en Cañete, tierra donde nació y transcurrió su infancia al contrario lo recuerda y lleva en su corazón y le dedica profundos versos. "morir en Cañete"

¿Por qué morir en Madrid/ como si no hubieran otros lares/ de tulipanes y poesía/ donde dejar este armazón de huesos?
¿O por que morir un jueves/ bajo un aguacero afrancesado?
¿Por qué no cerrar los ojos/ donde muero por morir/ y ansió que me sepulten/ bajo su cielo de membrillos?
Donde los caminos conocen/ mis pasos andariegos/ y la luna está al alcance/ de los amantes furtivos.
Donde las noches se tiñen/ con los higos maduros/ y el sol rueda por las villas/ como una naranja en llamas.
¿Por qué no morir en Cañete/ frente a esos manantiales/ que descubría/ en los ojos/ de las muchachas de mi pueblo?

 Los diversos poemas que escribe Héctor rosas en esta obra son muy variados  pero casi siempre relacionados con su gente, su pueblo y el campo, muy sutilmente le dedica versos con  características  geométricas y exuberantes a la mujer, también levanta su voz de protesta a la preocupante metamorfosis en la sociedad actual.

Desde la mitología griega, la figura femenina  está presente en la literatura “como diosas inspiradoras de las artes” lo cierto es que muchas mujeres se han transformado en musas para numerosos poetas.

"A Leonor" de Amado Nervo, destaca; Tus ojos son dos magos pensativos, /dos esfinges que duermen en la sombra, /dos enigmas muy bellos... Pero hay algo, /pero hay algo más bello aún: tu boca.

_El chileno Pablo Neruda tiene una extensa obra poética dedicada a la mujer. Podemos hablar, por ejemplo, de "Si tú me olvidas", donde confiesa: “Mi amor se nutre de tu amor, amada / y mientras vivas estará en tus brazos / sin salir de los míos”.

El uruguayo Mario Benedetti, refiere; Una mujer desnuda y en lo oscuro/ tiene una claridad que nos alumbra /de modo que si ocurre un desconsuelo /un apagón o una noche sin luna /es conveniente y hasta imprescindible /tener a mano una mujer desnuda.

El Premio nobel  Octavio Paz le escribe al amor relacionado con la naturaleza y dentro de ella hace referencia a la musa… y tus ojos de azúcar quemada, / sitios en donde el tiempo no transcurre, / valles que sólo mis labios conocen, / desfiladero de la luna que asciende/ a tu garganta entre tus senos.

El peruano Héctor rosas padilla no puede ser indiferente al amor y en su poemario. De repente, el poema. Le dedica algunos versos a la mujer. Es indudable que el sexo femenino ha inspirado en la poética del autor y mediante sus  versos hace lo imposible para darle vida y existencia a la creación de Dios. Declama, "Mujer"  
  
Yo amo todo lo que se contempla a lo largo de tu cuerpo/Y amo también cuanto hay de prodigioso en tu alma. /Amo tu pelo, tus labios menudos, tus senos/ Que no conocen de crepúsculos ni de la fatiga de mis manos.

Fragantes como los jazmines y hechos para mis deseos. / Pero, sobre todo, yo amo lo que nadie glorificó/ bajo las sábanas: tu desnudez que es la desnudez del cielo en verano.

Y lo que nadie advirtió en ti yo lo amo también/ porque te hacen única en mi universo: los colmenares/ que surten tu dulzura para con todos/ y los panes inagotables que emergen de tu alma.

Yo ame, y amo todo de ti, hasta tus pies y tus dientes/ y seguiré amando todo lo que me ofrece tu cuerpo/ y todo lo que te rodea y amas como yo amo tu sana locura.

Héctor, en estas líneas, no solo resalta la dulzura y belleza de la mujer, sino expande sus virtuosas acciones. Para el lector; el autor nos muestra las hebras más sensibles de su humanidad y para coronarla rescata versos diseminados en el universo, con el sentido de darle  trascendencia a sus escritos.

Los poetas, en su estilo cotidiano……escriben sobre injusticia social, donde tocan temas  que afectan al género humano y destilan en su poesía denuncias y protestas en favor de los humildes y muchas veces en favor de sus derechos. Pablo Neruda, “las masacres”, Es un poema lleno de sufrimiento y de dolor, nos muestra la eterna injusticia de quienes están en el poder.

-Pero entonces la sangre fue escondida/ detrás de las raíces, fue lavada/ y negada/ (fue tan lejos), la lluvia del Sur la borró/ de la tierra/ (tan lejos fue), el salitre la devoró en la/ pampa: / la muerte del pueblo fue como siempre/ ha sido: /como si no muriera nadie, nada, / como si fueran piedras las que caen/ sobre la tierra, o agua sobre el agua.

De repente, el poema, abre un espacio para la poesía social, como manifestación del yo, donde el escritor traslada al lenguaje su experiencia humana, expresa también un sentimiento de profunda reflexión ambos como manifestaciones realistas y testimoniales de lo que pasa en nuestro país. Héctor rosas Padilla, “que te hicieron país”, un poema desbordado en lírica que muestra la angustia y la indigencia del hombre marcado en las impurezas de un sistema:

Qué te hicieron país que hoy he caminado con mi angustia/ por tus avenidas de la indigencia/ y no pude dejar escapar mi dolor/ al verte hundiendo las manos en el vacío de los tachos de basura/ escupiendo tisis / rezando a un Dios ensordecido/ por los rugidos de los automóviles y las peroratas/ de la corrupción/ Qué te hicieron país que hoy he buscado tu sonrisa/ más allá del júbilo de los paraísos dorados.

De repente, el poema. Una obra escrito de latido ha latido, buscando las diversas maneras de expresar en forma urgente; los vértices de la poesía.




martes, 21 de agosto de 2018

2 POEMAS DE JULIO BARCO






Hace algunas semanas esperaba la llegada  de los poemas de Julio Barco, finalmente sus versos llegaron. Julio ha estado de viaje, publicando, leyendo y dando a conocer sus textos en diversos lugares del país y fuera de él.
Miembro fundador de TAJO, junto al querido amigo Antonio Chumbille y . Julio Barco ha compartido la literatura en mercados, plazas, avenidas y demás lugares donde no llega facilmente. Su poesía avanza firme en el camino de las letras. Dejamos a nuestros lectores un par de poemas del autor para que degusten sus versos.
Recomendamos contactarse con el autor para que pueda indicarles donde conseguir RESPIRAR, su reciente libro de poesía.




 Entre patas
                      música
                       amigas
                        refulgir por amor a la vida
                      beban & crazy música  forever
                       Yo chillo:

                                        
Quién escribirá el próximo Wherter y hará que todos se suiciden
Quién hará el próximo Woodstock y llenará de utopías cuerpos
Repletos de nicotina y canabis
Quién pondrá el hombro, quién buscará al muchacho que tiene cara de Samuel
y tiene tiempo para jugar
 ¿dónde el epitafio de mi lengua?
Quién mi muerte quién mis zapatos quién mis orejas
Quién fornicará con la luz apagada & el tiempo caballo en contra
Quién cerrará su facebook
Quién usará corbata
Quién bajará a su ego del coche
Quién tendrá tiempo para no pensar
Quién hablará de política sin encenderse
Quién masticará con la boca abierta
Quién despedirá de la vergüenza
Quién será payaso de matiné
Quién se meterá a un baño sin libro en la mano
Quién amará a una sola muchacha
Quién dejará de creer en películas y canciones
Quién jugará botella borracha
Quién arrodillará a una muchacha explicándole lo idiota de lo relativo
Quién desatara lo desatado
Quién dirá “no quiero vivir como Delgado, ni morir como Adán”
Quién dejará la idea del poema y hará el poema
o hará el amor & no la guerra
Quién podrá caminar sin neurosis
Quién fumará hoy ácido ribonucleico enamorado
Quién apagará la computadora
Quién le dará un abrazo a los que lloran sin huir a escribir su novela
Quién le dirá al poeta que siga adelante
Con vasos comunicantes e insuperable aplomo
Quién les dirá a todos que se calmen y vivan y no se escondan
de la luz desbocada
Quién será la luz desbocada
Quién leerá la Divina Comedia en toscano
Quién será el próximo Che Guevara
Quién lavará sus viejos sueños con lejía
Quién dejará de pensar lúdicamente
Quién encauzará la simetría de la mente
Quién encauzará el yo de la época
Quién electrofisiológicamente te hará el amor
Quién atravesará la hoja como un desierto aniquilado estrujado de inquietud
Quién dilucidará la ciencia & la realidad
la realidad & la hiperrealidad
& el cóncavo agujero del pensar en el pensar
& la lengua de la realidad, ¿quién
excelentísimo por su cantata la impulsará de un extremo a otro del planeta?
el asfalto & el sonido hueco del hartazgo
quién a la flor le dirá mentiras
quién desatará la flor de su ínsita vicisitud
Quién se automegainternará en sí mismo
Quién saldrá de su laberinto
Ensimismado dentro de su mímismo dentro de su lengua dando girando en círculos sempiternamente
Quién le regalará abejitas a la depresión
Quién besará tus grandes ojos fijos

Quién hará el amor está noche
Quién sujetará su lengua por el sudoroso planeta verde
Quién no irá a robar bancos con adictos a la poesía de Oquendo de Amat
Quién llorará bajo la lluvia de Andahuaylas
Quién abrazará a su madre
Quién hablará con la gente del tiempo y de la política
Quién muchacha te escribirá un poema
Y de las muchachas que silban en el puente
Quién será tierno como una cuchara
Quién será uno entre los unos
Quién le dirá a Verástegui que deje de ser tan Verástegui
Quién dejará de usar máscaras
Quién le dará fondo al sentido
Quién escribirá el nudo borromeo
Quién le dirá a Rosamel del Valle que siga cantando
Quién te hará el amor en Cusco esta noche
Quién será tierno como una cuchara
Quién descubrirá la metempsicosis del lenguaje
Quién te hará el amor
quién será el gato mayor


Del  libro Respirar



CONCIERTO EN UNA CABINA DE INTERNET



 Animal expulsado de la música
 Rodolfo Hinostroza
 


Otro día vivo.  Y no comprendo nada.
Vuelvo a encontrarme conmigo mismo
                                hoy
arañando estos cuadernos
            inútil la belleza si no permanecemos
  en paz y caminamos ardiendo en la flor.
                No sé cuántos tramos de locura
      -y sentimientos
 encontrados en los ojos trémulos de los muchachos
          entendí. Todo me trajo al caos.
          Y amé mi caos como un animal.

Mira mi mano ahora. Cruzamos estos puentes.
                           Te digo: mírala y deja que
           te quiera hasta mañana.
El Planeta es azul como un diente de león
               recién soplado.       El universo sonríe cuando tu sonríes.
      Yo nunca supe nada.
             Me vi escribiendo de pronto. Me vi
 siendo el Río Dios enamorado de su música.
             Nos vamos a quedar por mucho tiempo juntos.

 Sé algo de la cancha de la sopa de tal vez
       dormir apretujados después de trabajo
    Con la tibieza perdida durante el día. Cierro
         mi casaca y te amo. Me pierdo por estos parajes.                                   Caminaré un poco
                      tras el alba, prenderé un pucho y
                      miraré los oscuros parques .
                      Eso me ayudará a comprender.  Despejar
                      La mente. Cruzaré la tierra seca. Intentaré
                      no enredarme con mi luz. Hoy se termina
                     Y nace el mundo.  Pelaré una fruta.
                      No puedo hacer nada más por ti.
 
Titubea el invierno en las ramas del alerce
           y en una caja de fósforo
         yo dejaré mis juguetes en el suelo
        y me uniré a las cosas  concretas. 
                                                                                            Yo sé eso.
 Caminar es cantar el mundo. Todo se aclara. Rezo
                sin Dios alguno para ti.
          Extraño el aire: ya no respiro.
    La convulsión es otra.          Mis vecinos compran
                        crujientes tomates en el mercado.
       Mis vecinos escriben poemas consultando
          al diccionario de la real academia de la lengua
                  Yo miro una ventana.
Crecen las flores amarillas, zumba la vereda, los autos.
                                             La realidad y su locura. 
 Canto, bailo, me deslizo  
                       y el fuego arde conmigo,
          yo ardo entonces
                                            en los labios del solsticio.
Me senté a ver las cometas volando desde el cerro y
            grite tu nombre.
          Tu nombre, eterno verano,
                          como la cometa que deja volar aquella niña
       que ama los mangos.

     Los bambús acuáticos se inclinan
              cuando mi gata salta.
                                        Soy un hombre
cualquiera enamorado y prolongo
             lentamente su vida a la extinción.
    Me voy a morir y no comprendo el mundo.
    
 No sé que siento, siento
              tantas cosas y cambian durante
             todo el día aspiro a la quietud. Esta es la certeza.
              Y la soledad: la única experiencia
                        real. Eufemismos: no existe la armonía. La música.
         Quiero vagar por todo el orbe como un diente de león soplado.
 
Tangible como un plato de aguadito.
                     Aquí tengo mis cosas.
     No hay monedas solo versos intensamente bruñidos
                     Con la intensidad de un animal agitado.
                     Vivo en un segundo piso en un planeta llamado Tierra.
                    No comprendo nada. Leo por internet
                     La ruta de los astros.
                     Este mundo me destruye
    & soy un animal   cualquiera  expulsado de la música,
                      oliendo los  fulgidos nísperos desportillados
                      buscando arroz con sillao por las noches.                                                        El arrebato se me da por
                            diástole-sistóle
                                                       ininterrumpidos por tus ojos.
     Mientras miras ociosamente tu desnudez en la lluvia de plumas lilas. 
                              Casas de cemento
                                         NADA es tan concreto como oírme a mi mismo sonriendo. 
                                   Para esto es necesario
                evitar el trabajo de los días, y los léperos del caos
sus olas
                 El incendio de mi corazón punk
                      Implorar tu amor frente a un campo de olmos viejos
 como un tecleo salvajemente amado,
                                   en los ebrios paisajes de tu lienzo
                                  y acá me hallo exacto a  mi viaje, a mi respiración                        a mi ser ansiosamente vivo. 





Del libro Arde
(o La balada de los dientes de león)



Julio Barco (1991) Autor de los libros "Me da pena que la gente crezca" y "Respirar". Actualmente vive en Seremsa, El Agustino. 
Contacto con el autor: juliobarcoavalos@gmail.com





viernes, 13 de julio de 2018

PRESENTACIÓN DE LIBRO HOY VIERNES 13 DE JULIO




Un poco de mí y del comienzo de esta aventura literaria

Nacido bajo la luz de la madrugada de un primero de agosto de 1994, este itinerario creativo comenzó desde el uso de mi conciencia, elaborando muñecos en plastilina, cerámica y tela, dibujos y unos que otros escritos sobre personajes de la Historia del Perú, Universal y creaciones mías basadas en historias imaginarias, de las cuales aún tengo esas obras de infancia en físico.

Y no tan remotamente, desde hace 4 años, comenzó a surgir esta necesidad de plasmar en letras todos los pensamientos de aquellos días, basados en experiencias y en algunos deseos de ese momento, de este modo nació toda la historia de Hojas y Ramas, culminada en los días posteriores de ese tiempo.

Dividida en cuatro partes, cuatro parajes, en cuatro inicios y finales de cada sensación que trae un idilio y a la vez de uno mismo, tal vez represente lo que en algún momento se llega a sentir en el desarrollo predestinado de la recepción de la ilusión, la intensidad, el dolor y el renacer.

Bienvenido/a a esta primera aventura plasmada en estas primeras líneas.

martes, 10 de julio de 2018

3 POEMAS DE DANIEL OLMEDO



Este día compartimos poemas llegados a nuestro correo de parte del joven autor Daniel Olmedo, quien ya cuenta con una publicación en su haber, vía Plecto Editores, titulada "Poemas Azules". Reconforta conocer y saber que nuevos valores se interesen a tan temprana edad por dar a conocer sus textos. Esperamos la persistencia de Olmedo en el trajinar poético literario de los años venideros. 

NIEVES


Acaricia el viento huérfano.
El pelo de la bestia resalta.
Retumba el invierno.
Pescados y  ratones.
Recuerdo antaño calambre.
Azul y blanca gata.

DÓCIL

Me pierdo en las risas y llantos...
Me caso en el parnaso con mis servilletas...

Conservo el aroma de los recuerdos
y de la melancolía que se ondula en mi alma.

Es cana incandescente
que corte con mis dedos en forma de tijera
cuando saque al danés tuerto de mi ojeada tiranía.
Las alamedas de mis versos quedaron al descubierto
y yo en mi ovalada situación salte como los grandes.
No cabía en dos zapatos.
No memorice mi vértice.
No me halle.
Acudí a las risas y llantos entonces 

EL TALÓN DE AQUILES


Uno nunca sabe cuando viene el caos
Penélope de Kratos Odiseo
el trueno rojo que vemos 
es crepúsculo del combate,
no las ganas de hacernos temblar
con la sangre que se derrama 
y bebemos de la misma fuente
como gatos persas.

Hoy he vencido
a los centinelas de mis apóstrofes
y se ha cantado al hielo y al fuego
con el paladar tibio.

Se ha ido a dormir 
el pastor de mis ovejas
y he sido desvestido ante mis amantes.

!Que desvelen el banquete!

!Odien que al mismo tiempo estarán amando!

La gloria trenza mi victoria
a ojos de los napoleones 
que murieron a manos
de su propia estrategia.

Las estatuas de oro 
me conversan con aliento de Jordania,
me encuentran en las batallas de invierno
donde me oculto en el fusil.

El laurel disecado que masca la ninfa
es esquirla de mi lucha y tu lucha.

Los triunfos son peces
que llueven en el Ateneo.

El amor a la sabiduría 
son pasos del cojo
saliendo del panteón 
hacia el Olimpo.

Aliméntense de serpientes
la madriguera está caliente
... aún hay espacio.


Daniel Olmedo (Lima,1998) nació en el seno de una familia Testigo de Jehová, metiéndose así en el ámbito de la lectura desde muy corta edad. A los 11 años empezó a escribir canciones y a los 17 publicó su primer libro titulado "Poemas Azules". Ha colaborado en ciertas antologías de poesía peruana y actualmente acude a recitales alrededor de Lima y Barranco.

viernes, 15 de junio de 2018

"LOS LADOS DEL AGUA" DE CÉSAR PANDURO ASTORGA



Al sur del país, cerca a Lima, se encuentra la Región Ica, en su desierto, la inmensidad de su mar y su gente, se ha ido erigiendo un racimo de autores que van enriqueciendo la literatura peruana. Andrea Castillo, William Siguas, Karina Medina, Lourdes Apari, Liz Matta, Jorge Castillo, entre otros autores nos dejan saber que la literatura de esa región se encuentra segura. César Panduro es también parte de este grupo de autores que van entregándonos buenos libros y organizándose para promover la literatura. El esfuerzo que se realiza en Huacachina con el siempre batallador Alberto Benavides en su biblioteca Abraham Valdelomar, y las ediciones que realizan, sumado a los libros que estos dos años han aparecido vía Laboratorio PBC  Ediciones, se han ido difundiendo los trabajos de las jóvenes voces. Panduro con varios libros en su haber de poesía, cuento y Antologías de la literatura iqueña, nos ofrece este poemario "Los lados del agua" del cual extraemos unos poemas para que el lector le siga el rastro a una de las voces iqueñas más interesantes de este tiempo. 



SAN JOSÉ DE LOS MOLINOS

A Florencia Astorga Muñoz, mi madre

Vengo del barro y del agua
Mi infancia ha sido el río
mi rostro, lo que el cielo reflejaba
Como el río, he quebrado la piedra
y he mojado la arena...
Soy hermano de los grillos
esperé al sol entre las ramas
Todo mi cuerpo es limo
toda mi sangre agua.


OCÉANO

Una ballena salta del mar a mi cama.
Acuesta el agua y los peces de su cuerpo
en el papel de mi almohada.
Las olas de sus dientes muerden mi cuerpo.
Sus ojos en marea duermen lentamente
hasta ser la niña que vino del mar a dormir en mí.
Su enorme cuerpo ha dejado un espacio para mí.
La abrazo y mojo mis manos,
respira y la brisa rompe las ventanas
y se esconde en todas las paredes de mi casa.
Mi casa es un océano.
Mi boca quiere besar
 su boca
pero ella teme que sus olas rompan mi muelle.
Quiero dormir en su cuerpo,
acostarme junto a los peces y el agua
que corren por sus cauces,
abrirle los ojos y mirarle el sol
Pero ella es del mar y respirar su agua
me llenaría de sal el corazón.



ÁRBOL

A Alberto Benavides Ganoza

Pero ella es del mar y respirar su agua
me llenaría de sal el corazón.
Cuando pienso en Dios,
veo a los árboles.
Es la única religión que me queda.
Dios tiene en las ramas voz de pájaro,
cuerpo de lombriz, tallo, y hasta sombra de luna.
A Dios le gusta mirar por los ojos de la lechuza,
correr por las acequias,
jugar con los niños sin zapatos;
ser semilla y fruto, agua y tierra.
A él le gusta caminar, enamorase del polvo,
limpiarse la frente y la mejilla de las gotas de sal
que manan de su cuerpo;
ser luz, arena, volar como cigarra
y dormir como un abuelito tierno,
que cansado de cortar flores y dar de comer a sus animalitos,
se arrulla con la primera estrella del crepúsculo


PAPÁ


No importa haberte conocido solo de oídas
ni haberte visto por primera vez como un desconocido
no importa que gracias a ti tenga un apellido que
muchas veces hizo reír a los demás menos a mí.
A pesar de todo y de la nada que tuvimos, tú y yo
terminamos con la misma tristeza y casi con la
misma cara, flacos, llenos de cicatrices invisibles,
miles de parpadeos insomnes en mi almohada.
Nunca pensé parecerme tanto a ti,
tú sabes que dije que jamás me comportaría como tú
ni que jamás estaría lejos de mis hijos.
Ahora que recuerdo, papi (perdón por la espera en decírtelo)
justo ahora que no puedes oírme, ni leerme, ni siquiera
saber que escribo con una lágrima que barre de mi cara
los besos que de niño no me diste. Vuelvo a escribir: papi,
si aún tu cuerpo puede soportar al menos una gota de vino
bebe en esa gota mi amor, que entre a tu vena, como tu semen
entró en el óvulo de mi madre, que siempre me dijo que eras
un buen
tipo, casi un aventurero, casi hombre, casi mi padre.
Hoy paso lo mismo, hay miles de pañales que vuelan en mi
Cuarto
pero esta tarde no se los podré poner a tu nieto,
posiblemente él te conocerá
como yo lo hice contigo, de oídas.


DANZA DE LOS AYES


Otra vez dejarte como una carta en la puerta,
voltear, dejar mi corazón envuelto en pañales,
mirar quebrarse la sombra de los árboles o de mi risa
arrugarla en un pliegue y guardarla para cuando
te vuelva a ver diminuto, pequeñito, corriendo hacia mí
abriendo los brazos como río o lluvia.
Volver a cargarte es cargar mi vida,
caminar pidiéndote perdón por no dormir contigo,
jugar con tus pasadores que siempre están sueltos
como los míos, tocar tu pelo y esperar que te caigas
para saber que aún tus pies necesitan de los míos.
Esta noche la araña en el rincón tiene tu cara
o la extraña forma de tener como tú 8 patas y saliva de hilo,
esta noche como siempre
habrá un pedacito de carne que me falta



LOS LADOS DEL AGUA
César Panduro Astorga
Paracaídas Editores
febrero 2016



martes, 12 de junio de 2018

4 POEMAS DE SANDRA LUNA ARANDA





Compartimos con nuestros lectores, los poemas de Sandra Luna, quién este año publicó su primer poemario. Constantemente ella participa en eventos literarios, además de formar parte de Némesis Revista Literaria, dirigida por Manuel Kentore. El día de hoy dejamos unos versos de ella, para referencia de su poética. 



RECONOZCO

Que viví sumida en un profundo letargo,
que olvide que aún estaba viva
que podía vibrar con una caricia,
con un beso, sin sentir un sabor amargo.

Pero llegaste TÚ…
y de inmediato todo cambio
renaciendo lo que creía perdido,
sumergido en los más profundo de mi ser.

Reviviste en mí un sinfín de sensaciones
y emociones que creía sepultadas
en mi corazón herido y decaído.



Tú…
que con el simple toque de tus manos
entrelazando tus dedos con los míos,
con tan solo el roce de tu piel en la mía
lograste alborotar todos mis sentidos.


Tú y Yo...

Tuvimos una historia
comenzando por nuestros ojos,
labios, miradas y sonrisas
detalles que como una brisa
iniciaron nuestro bello idilio
de manera transitoria.

Tú y Yo...
Caminábamos juntos
de la mano,  sosteniéndonos
para no separarnos y paralizarnos
 en un profundo beso
olvidándonos del tiempo.

Tú y Yo...
Demostrábamos al mundo
el fuego de pasión que nos invadía
sin importar quien nos veía.

Tú y Yo...
Sabíamos que no duraría,
solo vivíamos nuestras ansias y caricias
 conscientes de quesolo quedaría
en  nuestra mente  y corazones.
Perennizando así nuestras
sensaciones en cada
roce de nuestra piel,
en cada beso en cada canción s
que solías enviarme por las mañanas.

Tú y Yo...
Recordaremos para siempre
aquellos instantes que disfrutamos
desbordando el máximo placer
que solo nosotros podíamos lograr
cada vez que nos amamos.

Tú y Yo...
Tuvimos una Historia!




NUESTRA DESPEDIDA

Cuando el ocaso se acerca
llegando el final de nuestro tiempo.

Cuando la luna se asoma
recordándonos la pronta despedida.

Cuando la brisa de la noche
acaricia nuestros rostros
y nos sumerge en un mundo oscuro
dejando un profundo vacío.

Es ahí que deseo que el sol
nos ilumine nuevamente
y sentir la tibieza de tus labios
y el calor de tu cuerpo junto al mío.





Mi alma enajenada,
perturbada por el excelso mar
de tus mentiras.

Mi mente alborotada, confundida
por el titubeo de tus palabras.

Mis labios áridos como el desierto,
esperando ser humedecidos por los tuyos.

Mi cuerpo ávido,
evocando el roce de tu piel en la mia.

Pero mi corazón...
Quebrado en mil pedazos !
por el engaño, nostalgia y aflicción.




Sandra Luna Aranda, limeña, estudió administración de Empresas en la Universidad Mayor de San Marcos, escribe Poesía desde la adolescencia. Ha publicado sus poemas y participado en la 2da. Antología de Poetas Latinoamericanos: " ENTRE EL FUEGO Y EL VERBO" realizado en la ciudad de Guadalajara de Buga, Colombia en Febrero del 2017.
Publicó su primer Poemario Bilingüe titulado "Mariposas en el Tiempo" y lo presentó en la 3era Antología de Poetas Latinoamericanos TIERRA DE LETRAS: LA SIEMBRA PROMETIDA realizado en Febrero de este año en Lima - Perú en la cual también publicó sus poemas y participó en dicho Evento Literario.
Actualmente pertenezco a la Red NÉMESIS ARTE & POESIA de Lima, Perú. Y soy Coordinadora de la Revista NÉMESIS que se publica mensualmente