LES GUSTA VENIR POR AQUI

viernes, 13 de julio de 2018

PRESENTACIÓN DE LIBRO HOY VIERNES 13 DE JULIO




Un poco de mí y del comienzo de esta aventura literaria

Nacido bajo la luz de la madrugada de un primero de agosto de 1994, este itinerario creativo comenzó desde el uso de mi conciencia, elaborando muñecos en plastilina, cerámica y tela, dibujos y unos que otros escritos sobre personajes de la Historia del Perú, Universal y creaciones mías basadas en historias imaginarias, de las cuales aún tengo esas obras de infancia en físico.

Y no tan remotamente, desde hace 4 años, comenzó a surgir esta necesidad de plasmar en letras todos los pensamientos de aquellos días, basados en experiencias y en algunos deseos de ese momento, de este modo nació toda la historia de Hojas y Ramas, culminada en los días posteriores de ese tiempo.

Dividida en cuatro partes, cuatro parajes, en cuatro inicios y finales de cada sensación que trae un idilio y a la vez de uno mismo, tal vez represente lo que en algún momento se llega a sentir en el desarrollo predestinado de la recepción de la ilusión, la intensidad, el dolor y el renacer.

Bienvenido/a a esta primera aventura plasmada en estas primeras líneas.

martes, 10 de julio de 2018

3 POEMAS DE DANIEL OLMEDO



Este día compartimos poemas llegados a nuestro correo de parte del joven autor Daniel Olmedo, quien ya cuenta con una publicación en su haber, vía Plecto Editores, titulada "Poemas Azules". Reconforta conocer y saber que nuevos valores se interesen a tan temprana edad por dar a conocer sus textos. Esperamos la persistencia de Olmedo en el trajinar poético literario de los años venideros. 

NIEVES


Acaricia el viento huérfano.
El pelo de la bestia resalta.
Retumba el invierno.
Pescados y  ratones.
Recuerdo antaño calambre.
Azul y blanca gata.

DÓCIL

Me pierdo en las risas y llantos...
Me caso en el parnaso con mis servilletas...

Conservo el aroma de los recuerdos
y de la melancolía que se ondula en mi alma.

Es cana incandescente
que corte con mis dedos en forma de tijera
cuando saque al danés tuerto de mi ojeada tiranía.
Las alamedas de mis versos quedaron al descubierto
y yo en mi ovalada situación salte como los grandes.
No cabía en dos zapatos.
No memorice mi vértice.
No me halle.
Acudí a las risas y llantos entonces 

EL TALÓN DE AQUILES


Uno nunca sabe cuando viene el caos
Penélope de Kratos Odiseo
el trueno rojo que vemos 
es crepúsculo del combate,
no las ganas de hacernos temblar
con la sangre que se derrama 
y bebemos de la misma fuente
como gatos persas.

Hoy he vencido
a los centinelas de mis apóstrofes
y se ha cantado al hielo y al fuego
con el paladar tibio.

Se ha ido a dormir 
el pastor de mis ovejas
y he sido desvestido ante mis amantes.

!Que desvelen el banquete!

!Odien que al mismo tiempo estarán amando!

La gloria trenza mi victoria
a ojos de los napoleones 
que murieron a manos
de su propia estrategia.

Las estatuas de oro 
me conversan con aliento de Jordania,
me encuentran en las batallas de invierno
donde me oculto en el fusil.

El laurel disecado que masca la ninfa
es esquirla de mi lucha y tu lucha.

Los triunfos son peces
que llueven en el Ateneo.

El amor a la sabiduría 
son pasos del cojo
saliendo del panteón 
hacia el Olimpo.

Aliméntense de serpientes
la madriguera está caliente
... aún hay espacio.


Daniel Olmedo (Lima,1998) nació en el seno de una familia Testigo de Jehová, metiéndose así en el ámbito de la lectura desde muy corta edad. A los 11 años empezó a escribir canciones y a los 17 publicó su primer libro titulado "Poemas Azules". Ha colaborado en ciertas antologías de poesía peruana y actualmente acude a recitales alrededor de Lima y Barranco.

viernes, 15 de junio de 2018

"LOS LADOS DEL AGUA" DE CÉSAR PANDURO ASTORGA



Al sur del país, cerca a Lima, se encuentra la Región Ica, en su desierto, la inmensidad de su mar y su gente, se ha ido erigiendo un racimo de autores que van enriqueciendo la literatura peruana. Andrea Castillo, William Siguas, Karina Medina, Lourdes Apari, Liz Matta, Jorge Castillo, entre otros autores nos dejan saber que la literatura de esa región se encuentra segura. César Panduro es también parte de este grupo de autores que van entregándonos buenos libros y organizándose para promover la literatura. El esfuerzo que se realiza en Huacachina con el siempre batallador Alberto Benavides en su biblioteca Abraham Valdelomar, y las ediciones que realizan, sumado a los libros que estos dos años han aparecido vía Laboratorio PBC  Ediciones, se han ido difundiendo los trabajos de las jóvenes voces. Panduro con varios libros en su haber de poesía, cuento y Antologías de la literatura iqueña, nos ofrece este poemario "Los lados del agua" del cual extraemos unos poemas para que el lector le siga el rastro a una de las voces iqueñas más interesantes de este tiempo. 



SAN JOSÉ DE LOS MOLINOS

A Florencia Astorga Muñoz, mi madre

Vengo del barro y del agua
Mi infancia ha sido el río
mi rostro, lo que el cielo reflejaba
Como el río, he quebrado la piedra
y he mojado la arena...
Soy hermano de los grillos
esperé al sol entre las ramas
Todo mi cuerpo es limo
toda mi sangre agua.


OCÉANO

Una ballena salta del mar a mi cama.
Acuesta el agua y los peces de su cuerpo
en el papel de mi almohada.
Las olas de sus dientes muerden mi cuerpo.
Sus ojos en marea duermen lentamente
hasta ser la niña que vino del mar a dormir en mí.
Su enorme cuerpo ha dejado un espacio para mí.
La abrazo y mojo mis manos,
respira y la brisa rompe las ventanas
y se esconde en todas las paredes de mi casa.
Mi casa es un océano.
Mi boca quiere besar
 su boca
pero ella teme que sus olas rompan mi muelle.
Quiero dormir en su cuerpo,
acostarme junto a los peces y el agua
que corren por sus cauces,
abrirle los ojos y mirarle el sol
Pero ella es del mar y respirar su agua
me llenaría de sal el corazón.



ÁRBOL

A Alberto Benavides Ganoza

Pero ella es del mar y respirar su agua
me llenaría de sal el corazón.
Cuando pienso en Dios,
veo a los árboles.
Es la única religión que me queda.
Dios tiene en las ramas voz de pájaro,
cuerpo de lombriz, tallo, y hasta sombra de luna.
A Dios le gusta mirar por los ojos de la lechuza,
correr por las acequias,
jugar con los niños sin zapatos;
ser semilla y fruto, agua y tierra.
A él le gusta caminar, enamorase del polvo,
limpiarse la frente y la mejilla de las gotas de sal
que manan de su cuerpo;
ser luz, arena, volar como cigarra
y dormir como un abuelito tierno,
que cansado de cortar flores y dar de comer a sus animalitos,
se arrulla con la primera estrella del crepúsculo


PAPÁ


No importa haberte conocido solo de oídas
ni haberte visto por primera vez como un desconocido
no importa que gracias a ti tenga un apellido que
muchas veces hizo reír a los demás menos a mí.
A pesar de todo y de la nada que tuvimos, tú y yo
terminamos con la misma tristeza y casi con la
misma cara, flacos, llenos de cicatrices invisibles,
miles de parpadeos insomnes en mi almohada.
Nunca pensé parecerme tanto a ti,
tú sabes que dije que jamás me comportaría como tú
ni que jamás estaría lejos de mis hijos.
Ahora que recuerdo, papi (perdón por la espera en decírtelo)
justo ahora que no puedes oírme, ni leerme, ni siquiera
saber que escribo con una lágrima que barre de mi cara
los besos que de niño no me diste. Vuelvo a escribir: papi,
si aún tu cuerpo puede soportar al menos una gota de vino
bebe en esa gota mi amor, que entre a tu vena, como tu semen
entró en el óvulo de mi madre, que siempre me dijo que eras
un buen
tipo, casi un aventurero, casi hombre, casi mi padre.
Hoy paso lo mismo, hay miles de pañales que vuelan en mi
Cuarto
pero esta tarde no se los podré poner a tu nieto,
posiblemente él te conocerá
como yo lo hice contigo, de oídas.


DANZA DE LOS AYES


Otra vez dejarte como una carta en la puerta,
voltear, dejar mi corazón envuelto en pañales,
mirar quebrarse la sombra de los árboles o de mi risa
arrugarla en un pliegue y guardarla para cuando
te vuelva a ver diminuto, pequeñito, corriendo hacia mí
abriendo los brazos como río o lluvia.
Volver a cargarte es cargar mi vida,
caminar pidiéndote perdón por no dormir contigo,
jugar con tus pasadores que siempre están sueltos
como los míos, tocar tu pelo y esperar que te caigas
para saber que aún tus pies necesitan de los míos.
Esta noche la araña en el rincón tiene tu cara
o la extraña forma de tener como tú 8 patas y saliva de hilo,
esta noche como siempre
habrá un pedacito de carne que me falta



LOS LADOS DEL AGUA
César Panduro Astorga
Paracaídas Editores
febrero 2016



martes, 12 de junio de 2018

4 POEMAS DE SANDRA LUNA ARANDA





Compartimos con nuestros lectores, los poemas de Sandra Luna, quién este año publicó su primer poemario. Constantemente ella participa en eventos literarios, además de formar parte de Némesis Revista Literaria, dirigida por Manuel Kentore. El día de hoy dejamos unos versos de ella, para referencia de su poética. 



RECONOZCO

Que viví sumida en un profundo letargo,
que olvide que aún estaba viva
que podía vibrar con una caricia,
con un beso, sin sentir un sabor amargo.

Pero llegaste TÚ…
y de inmediato todo cambio
renaciendo lo que creía perdido,
sumergido en los más profundo de mi ser.

Reviviste en mí un sinfín de sensaciones
y emociones que creía sepultadas
en mi corazón herido y decaído.



Tú…
que con el simple toque de tus manos
entrelazando tus dedos con los míos,
con tan solo el roce de tu piel en la mía
lograste alborotar todos mis sentidos.


Tú y Yo...

Tuvimos una historia
comenzando por nuestros ojos,
labios, miradas y sonrisas
detalles que como una brisa
iniciaron nuestro bello idilio
de manera transitoria.

Tú y Yo...
Caminábamos juntos
de la mano,  sosteniéndonos
para no separarnos y paralizarnos
 en un profundo beso
olvidándonos del tiempo.

Tú y Yo...
Demostrábamos al mundo
el fuego de pasión que nos invadía
sin importar quien nos veía.

Tú y Yo...
Sabíamos que no duraría,
solo vivíamos nuestras ansias y caricias
 conscientes de quesolo quedaría
en  nuestra mente  y corazones.
Perennizando así nuestras
sensaciones en cada
roce de nuestra piel,
en cada beso en cada canción s
que solías enviarme por las mañanas.

Tú y Yo...
Recordaremos para siempre
aquellos instantes que disfrutamos
desbordando el máximo placer
que solo nosotros podíamos lograr
cada vez que nos amamos.

Tú y Yo...
Tuvimos una Historia!




NUESTRA DESPEDIDA

Cuando el ocaso se acerca
llegando el final de nuestro tiempo.

Cuando la luna se asoma
recordándonos la pronta despedida.

Cuando la brisa de la noche
acaricia nuestros rostros
y nos sumerge en un mundo oscuro
dejando un profundo vacío.

Es ahí que deseo que el sol
nos ilumine nuevamente
y sentir la tibieza de tus labios
y el calor de tu cuerpo junto al mío.





Mi alma enajenada,
perturbada por el excelso mar
de tus mentiras.

Mi mente alborotada, confundida
por el titubeo de tus palabras.

Mis labios áridos como el desierto,
esperando ser humedecidos por los tuyos.

Mi cuerpo ávido,
evocando el roce de tu piel en la mia.

Pero mi corazón...
Quebrado en mil pedazos !
por el engaño, nostalgia y aflicción.




Sandra Luna Aranda, limeña, estudió administración de Empresas en la Universidad Mayor de San Marcos, escribe Poesía desde la adolescencia. Ha publicado sus poemas y participado en la 2da. Antología de Poetas Latinoamericanos: " ENTRE EL FUEGO Y EL VERBO" realizado en la ciudad de Guadalajara de Buga, Colombia en Febrero del 2017.
Publicó su primer Poemario Bilingüe titulado "Mariposas en el Tiempo" y lo presentó en la 3era Antología de Poetas Latinoamericanos TIERRA DE LETRAS: LA SIEMBRA PROMETIDA realizado en Febrero de este año en Lima - Perú en la cual también publicó sus poemas y participó en dicho Evento Literario.
Actualmente pertenezco a la Red NÉMESIS ARTE & POESIA de Lima, Perú. Y soy Coordinadora de la Revista NÉMESIS que se publica mensualmente

sábado, 9 de junio de 2018

"ALLÁ DONDE SUEÑAS" DE LEOPOLDO CHARIARSE



Compartimos con los lectores del blog, los poemas de Leopoldo Chariarse, desde su libro "Allá donde sueñas", poemario editado en formato bolsillo y del que posiblemente queden pocos ejemplares en circulación.


EN LA ESTACIÓN DESAMPARADOS

Me despierto en una estación
     que abandonan los últimos trenes
        entre polvorientos baúles
           y animales sin dueño aullando en la noche
cuando empiezan a huir los árboles
      plegados al viento y dejan sus hojas
          revoloteando en el aire
cartas caídas ya sin destinatario
        o desgarradas plumas
  de las aves que partieron


EL MAR Y EL VINO


Cuando el amor enciende
        los rostros sonrientes en las fiestas
                 y el sol poniente embriaga las nubes
el mar enrojece hasta hacerse vino
cuya fuerza brilla en los ojos
          y en los vasos pronto vacíos
              al brindar por última vez
entonces nos dirá el silencio
si fuimos nuestros cuerpos
          o los reflejos
de la primavera en la tierra


HACIA EL OLVIDO

Si pudiera borrar las palabras
    si mis oídos sólo me devolvieran
       de tu voz la tranquila música
si pudiera borrar los gestos
   los gritos
si mis ojos sólo guardaran
    de tu faz la calma resplandeciente
       pero no veo sino una mueca
y enrojecidos los ojos que tanto amé
          por los fríos horizontales del alba
        si pudiera volver contigo a habitarlos
   confiarles tu voz
          tu sombra
     y saber que está hecho el silencio
que huye cuando te llamo


ALLÁ DONDE SUEÑAS
Leopoldo Chariarse
Vicio Perpetuo Vicio Perfecto
Agosto 2014

viernes, 8 de junio de 2018

"BOCA DE GUERRA" DE MIGUEL BLÁSICA



El editor Joe Montesinos, nos hace llegar este ejemplar de "Boca de guerra" del poeta y actor Miguel Blásica. Queremos compartir con el público lector de nuestro blog, unos poemas del primer poemario del autor.



SOL LAXO, SOL SOLITARIO, SOLITARIO SOLAMENTE

solo que fueran las bocinas del tráfico humeante en mi jaula,
entonces dame una limosna, solo así amaré el bullicio
la espiga de sorbo quebrada a dos vientos suaviza aquel lienzo,

Solo así bajaré la cerviz,
y si dios existe pues viva dios
y este dios

Maya, soñadora de largos compases, acaricia esta dulce demencia
protégenos del mal, que aquí muchos lloraron

Más sé que debajo de axilas y pubis encuentran
a quien aman

Sol laxo, sol solitario, solitario solamente,

Infinito chistado en el preciso segundo que retina la retiene
y perdemos memoria

Parafraseando la falsa estimación que tuvieron,
diría que excluyen su hastío de vivir en esta ciudad micro repleta
y en su rostro de grisácea humedad alguna respuesta,

¿Alguna respuesta?



LAS GAVIOTAS VOLABAN EN UNA MISMA DIRECCIÓN


pero hubo una surcando el azul
y el sol derritiendo sus alas,

Cuando la caída se volvió irreversible,
no hubo una sola a su alrededor
que circundara de playa
la agonía que se avecinaba


Sobrecogiste tu miedo gaviota

Estremecidas tus alas y creando piruetas
de muñones sangrantes por el aire
ibas y te expandías hacia el fin

Y el mar

A lo lejos, tus hermanas enfilaban su retorno al hogar

En aquel trazo difuminado aleteaban sus despedidas

ahora que envuelve la arena tu desasido cadáver,
y lo empuja un viento caprichoso y salubre
miro y espero que el día pueda ser trastornado por la noche

Y la luna ilumine de a pocos tu silencio


EN MI VENTANA UNA PUERTA SUSPENDIDA

en el centro del tímpano
el llanto de un niño que no duerme
maúlla una gata poseída en el tejado

La lluvia

Algún sueño permanece en tu infancia
y en el alarido

El silencio es la noche que se pierde
viaja en el sonido de lo deseado

Nacido de vientre en la Vía Láctea,
permanece en el intervalo de gotas

Y caen



BOCA DE GUERRA
Miguel Blásica
Pájaros en los cables Editores
julio 2017


martes, 29 de mayo de 2018

4 POEMAS DESDE "ANTICÉFALOS" DE HEINER VALDIVIA


En enero de este año estuve de vacaciones por Arequipa, andando entre sus calles encontré una librería, curioseando entre sus estantes vi algunos libros de autores de la zona sur del país. Pero en una pared había una fiche sobre la presentación de un libro, ocurrido días antes de mi llegada a esa ciudad. Leí el nombre del autor y me puse en contacto con él, aunque no fue posible una reunión entre los dos, fue posible la comunicación y el posterior envío de sus poemas. Precisamente Heiner Valdivia me compartió su  poemario: "Anticéfalos" de él extraemos cuatro poemas para compartirlo con el lector que nos visita. 


4

En la SUMA
piensas abrir
un dedo tuyo
deformando
mi garganta,
hablarme
de todo menos
de la inmerecida
costra
que me duele
que ni sientes
como tu colmillo
llega a curar
ese poro de luz,
ese pequeño
espacio de tu voz


14

Algo nos llama,
parece ser
que es
un espíritu BLANCO,
porque vive
en la pureza,
porque evitábamos
trasladarnos
cuando ya no hay
nada que reposar,
salvo una máscara
que se contagia
con el aire
y la impaciencia
de desnudarte



21

ABAJO,
la tierra posee
esos huecos
que se escapan
de ocuparla,
porque no quiere
morir como
nosotros,
sin entender
que eres inmortal,
como el
hueco dragado
que me envolvía
hasta dejar
de ser yo,
de entregarme
hacia la totalidad
de ese lugar
inasible a mis
sentidos.

35

Hacia el PASADO,
o atrás de ti,
donde surco
te nombra pese
a que no
te escuchas,
cuando andabas
en esa puerta
para no oírme,
eras el sordo
tintineo de algo
descubriendose
ante mos ojos,
donde una onda
de agua se me
escapaba
al tocarla,
donde solamente
sabías escupir,
dictar mi nombre
en letras
que se apreciaban
en la nada
de tus huellas





Heiner Valdivia (Perú, 1978). Es poeta y artista visual. Ha publicado los libros de poesía: Vesperia (2004), El denario habitual (2013),   Eklosión (2015), Terapias y diagnósticos del Dr. Petrus Carmichael (2016) y Anticéfalos (2017). Ha colaborado en distintos medios locales con escritos y artículos de cine y poesía.

sábado, 26 de mayo de 2018

4 POEMAS DE MIRTHA ROSARIO MANSILLA NIETO




Hoy sábado, fin de semana, ofrecemos los versos de una nueva voz de la poesía limeña. Mirtha Mansilla, quién continuamente frecuenta los eventos literarios. Formando además parte de colectivos y publicando periódicamente en revistas y libros. Actualmente se encuentra conformando "Némesis Arte y Poesía", una revista de difusión poética dirigida por Manuel Kentore, con la que realiza lecturas poéticas en diversos puntos de la ciudad.



EL SILLÓN ROJO
Hoy regresé en el tiempo y me vi parada frente a una casa que lucía blanco y negro. Lentamente empujé la puerta con mi mano y me encontré en un salón decorado con paredes grises como fotos de antaño y en el aire un aroma conocido que ya lo había respirado, seguí despacio recorriendo el salón de paredes grises y cuadros finos con bordes dorados. Asomada desde una esquina divisé el cuarto de al lado, y en él, un sillón rojo que resaltaba entre lo gris del pasado. Mi mente no entendía lo que estaba observando: dos niños con sus padres que jugaban y sonreían para un retrato que yo sostenía en mis manos.

RETRATO
Mis ojos pegados al cristal se pierden
Callaron de golpe mis sentidos
Marca sin piedad
Escondida de un tiro certero
Lo espeso cubre mi piel
No sabe sacudirse el polvo
El viento le arranca
Debo seguir posando
en este retrato marchito.


DOS  CUERPOS
Aferrada su piel al madero de tus días
Pasarán mil pinceladas de desprecio
Sin vida dos cuerpos
Uno a uno amontonado en el tiempo
Observo de lejos
Caigo en aquella paradoja
Donde son posibles mis deseos
Revuelves mi vientre
Y mi silencio
Ya no es mío
Mi sonrisa
Moldeada en plastilina



DE  ESCARCHA SE VISTE
En mi pecho el dolor deja caer cristales de arena
Así mi cuerpo se viste de escarcha
de un pálido luto besa mi frente
deja en el aire olor a tierra húmeda
con los pies entumecidos
y  la espalda rota.



Mirtha Rosario Mansilla Nieto (Lima-Perú, 1971)
Ama de casa madre de cuatro hijos. Autodidacta. La poesía siempre estuvo presente en su vida. Lectora fiel de los grandes poetas, y de los no tan grandes, también. Desde el año pasado empezó a participar en diversos recitales. Sus poemas fueron publicados virtualmente en el blog del poeta Willy Gómez Migliaro de la Lamula.pe y diferentes páginas que difunden la poesía. Actualmente es coordinadora de la revista Némesis Arte  & Poesía y miembro del Colectivo Alfonsina Storni.
Publicó en la revista @NÉMESIS ARTE & POESIA en las ediciones 171 a la 177 y participó en  la TERCERA ANTOLOGÍA DE POETAS LATINOAMERICANOS que se realizó en Lima el  3  al 7 de febrero del  2018, EN EL MUSEO METROPOLITANO DE LIMA.  Prepara su primer libro.       

viernes, 25 de mayo de 2018

3 POEMAS DE GIAN PIERRE CODARLUPO


Compartimos con agrado la poesía de Gian Pierre Codarlupo, poeta piurano, que se va abriendo camino, hace unas semanas atrás estuvo promocionando su libro más reciente por tierras mapochas, codeándose con varios poetas chilenos. Luego hizo unas visitas en tierras arequipeñas compartiendo con las amistades poéticas de la zona. Codarlupo se va así trazando un rumbo en la literatura peruana y sudamericana. Con un premio en su haber, debido a su libro "Caída de un pájaro en el mar" el 2017,  de esta manera se va perfilando para en los años venideros ir asentándose en la poesía peruana contemporánea. Leamos querido visitante.


EL OTRO

Con los meses
esta casa
ha olvidado tu voz,
tu figura de nostalgia
atada a un paso
que ya no tiene sombra.

Sobre ti mismo edificaste una herida
y tus ojos
nunca percibieron el tiempo,
aquel estrecho margen
por donde siempre pasabas
sin despedir a nadie.

Y la verdad es que nada te detuvo.
Ya nada podía detenerte.
Las paredes dejaron de nombrarte,
y solo entonces tu soledad
dejó de ser
un enorme cuerpo devastado.

Ahora,
son otras calles las que aguardan tu regreso,
es otro el mar que te señala,
y es otro
el hombre que te habita.



VOZ MUERTE
Tu voz existe.
-Juan Gonzalo Rose

Mi voz
es un recinto
para la soledad.
A veces sirve
para levantar a un hombre
desde el polvo
y decirle
que hay un lugar en el camino
para recordarlo.

Mi voz suele confundirse
entre las moscas,
aniquilar un beso,
sostener su sombra,
sentarse a descubrir su sexo
o solo ser una extremidad
que nació en las olas.

Tengo mi voz en los bolsillos
pero nunca en la garganta,
la tengo en el estómago,
entre las manos, sobre mi espalda,
sobre mi muerte,
y jamás llega a mi casa.

¿Qué hacer con esta voz
que no respira
y que dejó mi cuerpo?

¿Qué hacer con este hombre
que olvidó su rostro
por buscar su voz?



RETAZOS

Hoy
he confundido tu cuerpo
con el rostro de mi madre,
con el mapa del Perú
y con un planeta
que cae hacia sí mismo
y no muere.

¿Por qué gritar
si apenas nuestra voz
nos reconoce?

¿Por qué escribir
si la palabra
es una morada que abandonamos?

Esta partida
siempre la supo el tiempo,
la tejió con cada ausencia
que dejamos en el aire,
con esta piel que no sabe
ni sabrá de su destierro.

Y aquí,
finalmente una ciudad eleva su canto
hasta desmoronar sus hojas,
hasta ser una escultura de agua
olvidando su reino.








Gian Pierre Codarlupo (Paita, Piura, Perú, 1997). Poeta y estudiante de la especialidad de Lengua y Literatura en la Universidad Nacional de Piura. Integra la Asociación Artística Paita (ASAP) y es vicepresidentedel Círculo Literario “Tertulia Cero”.
Ha publicado la plaqueta Bajo el delirio y el olvido (2015) y  recientemente el libro Caída de un pájaro en el mar (Universidad Nacional de Piura, 2018), que en mayo de 2017  obtuvo el Primer Premio en el II Concurso Nacional de Cuento y Poesía “Huauco de Oro” (Sucre, Celendín, Cajamarca).
En 2017 fue Mención Honrosa en el X Concurso “El Poeta Joven del Perú”, con el poemario Búsqueda en Otro Recinto, organizado por la Fundación Marco Antonio Corcuera.

jueves, 24 de mayo de 2018

3 POEMAS DE LEDA QUINTANA RONDÓN




Hasta hace algunos años atrás no sabía sobre la poesía de Leda Quintana Rondón, y seguramente el lector seguirá sin conocer de ella, pues hoy la presentamos. Debemos decir que Leda tiene poemas publicados en diversos medios y que andamos a la espera de su primer libro. Participa en diversos festivales en Lima y provincias del interior del país, así como en recitales que acontecen en el variado circuito limeño. Disfrutemos de este puñado de versos que nos comparte para la lectura y disfrute del visitante de nuestro blog.



MARTÍN EN CHAYARA

A mi abuela yauyina Autbertha Chaupín García  y a su hijo Martín, mi padre


El corazón de mi madre es una caverna
Allí nos guarecemos del frío
Mis hermanos y yo
Pétreo y celeste es el útero
Desde donde escribo este poema.
Madre remueve la tierra
Siembra en mí guijarros oscuros
Me riega con sus sudores
Quita mis malezas
Barbecha con cuidado mis surcos.
Yo crezco entre los molles
Con las voces de cedrones y retamas
Dibujo y abro ventanas en la cueva
Excavo túneles.
Me pierdo en los laberintos de Chayara
Allí queda la chacra de mis padres
Una cuesta de piedras donde escucho
Batallas de cerros, risas de acequias.
Allí empecé a leer mi tierra
Los silencios de mi cueva
Los abismos y sus constelaciones.



EL POZO DE HUASTA

“Puede cambiarse de ciudad,
mas no puede cambiarse de pozo (…)
I Ching- El libro de las mutaciones

En el fondo de las aguas
del pozo de Huasta
viven mis hijos muertos.
Durante años corté la cuerda,
escondí las cubetas,
hui a la capital,
caminé partida y sin ojos
para no ver los ecos
de sus voces púrpuras
en la niebla limeña.

El ruido de la guerra me silenciaba
(yo me tapaba los oídos
para no escucharlos
ni escucharme)

Ya han pasado muchos años…
ahora soy una anciana,
una maestra rural jubilada
que vende tocosh en Neoplásicas.


Nunca aprendí a cocinar
pero hago mazamorras
para los enfermos de cáncer.

Todas las noches
viajo hasta el pozo de Huasta,
me sumerjo en sus aguas
para ver a mis hijos muertos
abrazarlos y pedirles perdón,
recomponer sus pedazos
y unir cada uno de sus vestigios
en una sola boca de Luz.



CASA UMBRÍA III

A Rosalía y a Celia, mis raíces maternas ancashinas, “cuando eran niñas“

Abril siempre fue el mes más bello
                                           desprende sótanos
Una lámpara debajo de las frazadas
hiende leda un denso tul
La niña ovillada en su cama
Grita sin voz
Pide ayuda
No puede hablar
Pero
lee
respira
ecos oscuros, sonámbulos
del lugar más alejado de la quinta

La niña camina
A tientas
es de noche
llega a su tercera casa
respira la luz de su Cordillera Negra
abre el zaguán de la casa de Huasta
mira el pozo en el que se cayó su hermano
-y su hermana muerta -
escucha el granizo
una rueca en movimiento
el huso de silencios de su abuela que ahora fuma
Un oráculo
-la humareda-
las cenizas caen como anillos y collares
con ellas la anciana unge los dedos
 y el cuello de la nieta
cierra los ojos
sus manos arrugadas
hilan con vigor
versos en el aire
un tejido en tres tiempos:
el primer esposo perdido
sus seis hijos
(dos murieron casi al nacer)
su segundo esposo
un único amante al que nunca volvió a ver
su nieta con la que duerme todas las noches
un bisnieto de abril
una hermana perdida

La abuela Rosalía vuelve a prender su cigarro Inka
Lee lo que vendrá
Y escribe
Hojas perdidas de su corazón a pie
Sus manos cuidan flores en su nueva casa de Jesús María
Sus manos enseñan a su nieta
A hilar una nueva casa
Una casa con zaguán / sótano/ muchas ventanas
Hilar
Porque urge púrpura la niebla
Y hasta la desesperación requiere un cierto orden

Una mujer de cabellos negros y largos
se encuentra con la niña
Ellas escriben juntas
-con la saliva de sus madres y de sus abuelas-
intentan
hilar/se
y con los ojos de las cenizas
de todas sus casas en sus manos
Navegar


LEDA QUINTANA RONDÓN

Es educadora y poeta. Se ha desempeñado como co -coordinadora pedagógica del Proyecto “Escribir como lectores”-Perú (Fundación SM, Comunidades letradas, Aele) y asesora del proyecto Aulas lectoras de Cpur (Juliaca). Ha participado en algunos recitales y festivales de poesía como el de “Chepén Chepén”-VII edición (2016), Antifil y Caravana de la Poesía (2017).  Ha publicado materiales educativos diversos y ha coordinado dos muestras de poesía peruana escrita por mujeres. Algunos de sus poemas han sido publicados en revistas limeñas como Ínsula Barataria, Ojo zurdo; en la plaqueta Con esta boca, en este mundo y en el fanzine 8M - Perú.