LES GUSTA VENIR POR AQUI

viernes, 24 de junio de 2011

JUAN CARLOS DE LA FUENTE "DECLARACIÓN DE AUSENCIA"


Juan Carlos de la Fuente, nos ofrece su primer poemario llamado Declaración de Ausencia que saliera publicado en la década de los 90's, aquí os comparto sus poemas, de un amigo muy querido que este año estará seindo parte del II Festival de Poesía en Chepén, esperemos todos los del norte, disfrutar de la poesía de una de las voces mas interesantes y apreciadas de nuestra poesía peruana. Pueden además visitar su blog, donde comparte la poesía de las voces peruanas que nos llena de su arte.


NOTICIAS DEL INTERIOR
No estuve aquí.
No estuve en otra parte.
El mundo recorría mis pasos.
(Como cuando llego, como cuando no).
Fui el oro y el intento.
Otro moría por mí.
Sobre mis ríos no cabían los puentes.
Herido por el verbo
Supe del dolor y no me acuerdo.
Adentro todo estuvo lleno.
Y afuera el vacío.
El crepúsculo que tiembla.
Mis ojos extraviados en el cielo.
La luna iba hacia el sol.
Y no se arrepentía.
Los ropajes
Que vestiré mañana
¿Los vestirá el tiempo?
Mi corazón duerme ahora
En otro corazón.
En otros corazones.
No sé cuál es mío.
¿Con qué ojos despertaré mañana?

DECLARACIÓN DE AUSENCIA
Palabra de viento, silencio que habla, dime
¿Dónde está tu madre? ¿Dónde
El tejido de sus horas,
Sus noches sin noche,
Su fuego que se oculta y me habla de ti.
Y entre ráfagas de sombra
Socava la luz, la puerta falsa, la cocina?
¿He de esperar que regrese?
Palabra de agua mis obsesiones fluyen atascadas.
Mis ideas me piensan, mis rastros me caminan.
Pero no, hijo mío, Telémaco, no es del dolor que te hablo.
¿Dónde está tu madre?
Palabra de atajo, comprende mi extravío.
Hace meses que despierto sin haber dormido.
¿Estaré soñando? ¿Estaré buscándola?
Sólo escucho sirenas.
Sirenas y naufragios cotidianos.
Luces rojas que anuncian su partida. En mis ojos
Se incendia la casa, se incendia la historia.
Y yo no lo creo.
Y yo no lo creo.

SEGUNDA REVELACIÓN
Escribirás algas en mis pasos.
Palabras de agua, escaleras de viento. Y yo,
Desnudo y sin memoria,
Llegaré a ti
Como los árboles de los acantilados
Que se arrojan por las noches al mar.
Entonces leerás mi vida de aire y arena.
Entre mi cuerpo
Escribirás mi nombre cansado.
Me llamarás como a un río.
Me abrazarás.
Entre el mar y el desierto hay un amor imposible.

HUELLAS

Recuestas en mí lo que no sabes.
Y apurada te vas, te vas sin viaje.
Eco que se anticipa al grito.
Escalera ciega.
Mientras caminas sé que no estaré solo,
Que vendrán tus mareas
A buscarme
Y los barcos navegarán en tierra firme.
Sé que el mundo arderá, porque arde en mí tu mundo.
Sé que la noche sobrevivirá
Sin rostro. Se desnudará la luz.
Cuando no sea tarde ni temprano
Las palabras que no dije juntarán sus cenizas.
Y mis labios.
Recuerdo de ola triste, aquí te espero.
Sin voz, aquí te hablo.

UN POEMA TROPIEZA
Con otro poema.
Sólo las palabras reconocen ese grito.



No hay comentarios: