LES GUSTA VENIR POR AQUI

jueves, 4 de julio de 2013

DESDE HUACHO, UNOS POEMAS DE "JULIO SOLORZANO MURGA"


Una de las tierras mas entrañables es sin duda Huacho, recuerdo mucho haber ido el 2009, con ocasión de La Descentralización poética, junto a otros poetas de Lima, nos aventuramos y anclamos en tierras Huachanas, donde compartimos versos con los lugareños. Fueron días muy agradables, y sin duda la salchicha huachana se lleva las palmas. Desde aquella zona de nuestro querido Perú nos llegan poemas del escritor Julio Solorzano. 
Huacho con sus olas, su comida, su gente, su historia y su misticismo, inspira al poeta para compartirnos estos versos. Vale decir además de su labor en la Sociedad de Poetas de Huacho, quienes difunden la literatura de su zona, él amante de su tierra, siempre está al tanto y pendiente de los asuntos que invloucren a su tierra. Disfrutemos y estemos siempre al tanto de lo que se viene desde aquel lugar. 
Disfrutemos entonces por el momento de los textos de este autor peruano. A leer!!

Queredenbú, Negrito de la  "U"

Mi Queredenbú, mi Queredenbú
Cómo puede mi negrito
Ser hincha de la U,
Si nosotros somos de Chincha
Mulatos color betún
Donde todos bailan festejo;
¿Por qué Negrito pendejo
Me resultaste hincha de la U?
- Tu Queredenbú ser negrito inteligente,
Desde que estuve en el vientre de mamá
Ya sentía la corazonada;
Cuando escuchaba la guitarra y cajón,
Quise al nacer, no ser un negrito cagón.
La música negra es mi adoración
La llevo corriendo en mis venas
Pero la U,
¡La U está en mi corazón!
Mi Queredenbú, mi Queredenbú
Mi terroncito de chocolate;
Hoy mi corazón me late
Y me dice que en ti no hay engaño;
Dejaré de lado mis regaños
Pues he visto con el paso de los años,
Que así como tú, hay negritos merengues
Hinchas de la U,
Por todo el Perú.

Yo soy


Yo soy de una raza sentimental
De un pueblo noble y generoso
Que me brinda pasajera hospitalidad.

Soy señor de mis pasos y aventuras
Que arrastrando tristezas y alegrías
Vuela libre como el viento

Soy quien sueña eternas fantasías
Quien vive la dura realidad
Manojo iluso de carne y hueso

Soy una gota de agua en las alturas
Estrella fugaz que cayó del cielo
Que en tu búsqueda desdeñó el infinito

Soy el que te siente y no lo ves
La palabra muda que a ti llega
El que susurra a tu oído las ansias de su alma

Soy el bardo que se nutre de tu indiferencia
Soy aquel que escéptico de todo irrumpe
En el yermo transcurrir de tus días.


Paloma Hechicera


Paloma hechicera con alma de odalisca
Arden de encantos tus entrañas
De arcanos amoríos crujen tus alas
para saciar tus fascinaciones de gitana.

En busca de nuevas aventuras
Retas al viento cuando te exalta el día
Y subes a montes altos, muy altos
Allí donde abrigan los cóndores sus nidos.

Los tirsos de los árboles te aguardan
Rutilante paloma hechicera
Ya no eres la de los dulces trinos
Ya no eres la de los suaves vuelos

Por ti hebra el palomo su nido
Con cánticos que desgarran su alma
Por ti espera y abre las alas
Por ti que solo eres ímpetu que acaricia y mata.

Garza Real


A la orilla del cristalino río
con lánguido y herido vuelo
radiante vestida de novia,
llega una garza real.

Sobre el caudal de aguas frías
llora con desgarro su corazón
caen como gotas de perlas
lágrimas de preciado cristal.

Qué amargo es su lamento
cual puñal en sus alas van,
el día se le hizo sombra
cómo gime en su triste andar.

¿De dónde vendrá toda herida?
¿Podrá su dolor calmar?
¿Podrá cerrar la llaga viva,
Si sana, adónde irá?

Mira aquellas palomas
no atavían tan bellos plumajes
y sin embargo en sus almas
no abrigan tan hondo pesar.

¡Que no hay, quién te ame!
¡Oh! garza preciosa, doncella de paz
los pájaros cantores galantes están,
se pasean a lo largo del río
esperando que vuelvas a amar.

No hallaron a otra más bella
para sus versos galanos rimar
y entregar a sus pies melodías
que ningún humano ha de escuchar.

Más te quedarás a la orilla del río
reflejando tu grácil belleza,
cerrarás tus ojos tan tristes
esperando a tu poeta… Para soñar.

Secreto

Anoche dejaste la puerta abierta
sobre tu sillón dormía, tu alma de mujer inquieta
Abrazabas con tal nostalgia el teléfono
esperando angustiosamente una llamada

Me acerqué lentamente y abrí la guía telefónica
queriendo adivinar, el número de tu pena honda
pero en el dulce secreto que te guarda
cegó mis ojos, no me dijo nada

Supe del dolor que a tu ser embarga
cuidé de tu sueño hasta muy de madrugada,
tu pecho latía, como el timbre de una llamada
y tú, desesperadamente en tu sueño llorabas

Dejé que el frió viento de la noche te despertara
pensando que después de todo te olvidaras.
Cogiste la guía, soltaste lento el teléfono
y a secas dijiste, llamará, llamará mañana

Distraída en tus frívolos pensamientos
no reparas en tus inicuos sentimientos
sólo pasa por tu cabeza de novia
que tu amor, es una enfermedad sin remedio

Sabes, no te olvides de cerrar la puerta
él llamará quizás cuando menos lo esperes
mientras, yo cuidaré escondido en la sombra
tu sueño de romántica loca.



Oda al Río Ámbar

En la quebrada del pueblo de Ámbar

surcan deslizante tus aguas cristalinas
dejándote escuchar tu voz a la distancia
resonando cual ecos en el valle
la pródiga fuerza de tu naturaleza
susurrando sobre las piedras
tu diáfano don que dá vida
tiendes tus largos brazos húmedos
llenando de verdor tu valle
abriendo brechas al árido suelo del verano
compartiendo con abolengos natos
la frescura de tu larga existencia
Río Ámbar, que en tu cause abierto
llenaste de vida y verdor a Caral
le entregaste tu caudal
le enseñaste tu bravura
forjaste un pueblo milenario
Que persevero por la pureza de tu transparente vida.


JULIO SOLORZANO MURGA: Poeta Huachano, ha publicado los libros; Sueños- Ediciones Luz de Vida 2004, Poemas del Alma- Ediciones Luz de Vida 2004, Ambar Historia y Poesía- Edicinones Luz de Vida 2005; Hualmay y Santa María Eternamente Huachanos- Ediciones Luz de Vida 2010.


Publicar un comentario