LES GUSTA VENIR POR AQUI

lunes, 28 de junio de 2010

MIGUEL ANGEL ZAPATA


Recuerdo que tuve la oportunidad de leer unos poemas de Miguel Angel Zapata hace algunos años atrás, de casualidad en una pagina web, luego obtuve como obsequio uno de sus poemarios. Pero la sorpresa fue encontrarlo en el Terra Media de San Isidro, aquella noche había una lectura de poesía a la que asistí. Le obsequié un ejemplar de mi pequeño poemario y nos tomamos una foto. Es difícil coincidir con Zapata, pues viene al Perú de visita ya que vive en Estados Unidos. Os dejo con algunos poemas del mencionado autor.


Cairn Terrier

Para Christian, en sus ocho años

Mi perro tiene alma,
por eso lo enloquece el geranio púrpura del jardín.
Su único pecado es tratar de atrapar los pájaros
que vienen a beber agua de la fuente de nuestro
patio. Le gusta oír a Mozart cuando llueve, y suele
bailar sobre un puñado de arena cuando hace sol.
El modifica el desierto con sus pequeñas patas y
conoce como nadie el otro lado del jardín.
No tiene memoria, por eso es feliz


LOS CANALES DE PIEDRA

Vine a Venecia a ver a Marco Polo pero su casa estaba cerrada. El segundo piso lo vi desde una góndola y le tomé una foto a los geranios de su balcón.

El agua del canal es de un verde raro, tal vez sea una combinación del tiempo, los vientos, o la tenue luz de sus callejones de piedra.

Vivaldi aquella noche estaba dando (como de costumbre) sus clases a las niñas del coro. Corelli fue su invitado de honor. Después de uno de los conciertos del cura rojo nos fuimos a la plaza San Marcos a beber vino en El Florián. Marco me decía que no permaneciera por mucho tiempo en ninguna parte del mundo. El mundo es como la plaza de San Marcos, murmuraba, hay que cruzarla miles de veces para que puedas ver las verdaderas aguas del tiempo. Al otro lado de la plaza está la vida escondida con el vino derramado por la muerte.

Venecia es nuestra solo por esta noche: después hay que abandonarla como a las mujeres de Rialto. Siempre hay algo extraño y hermoso en los geranios púrpuras del Mundo.

Yo solo escribo lo que veo, por eso camino. Sigamos hacia la cumbre para ver los canales desde el cielo de la noche. Después pasemos a la Basílica a poner unas velas a mi madre: ella está viva, tiene la memoria de los ríos. A veces imagino ciudades, como tú, una ciudad dentro de otra, una plaza es mejor que todos los rascacielos del mundo. San Marcos es mi plaza, mi vida, o sea como las alas de las palomas.

Esta noche no daré clases a las niñas del coro en el Hospicio de la Piedad dijo el cura rojo. Entonces, Marco, veloz como de costumbre nos dijo: naveguemos mejor por los cuatro ríos sagrados esta noche. Busquemos el pecado, pidamos perdón a los cielos por no habernos bebido todo el vino y amado a todas las mujeres de Venecia.

SI TODO EL CIELO FUERA UNA CAMPANA


El silencio es una raza solitaria que procura su razón de ser en la campana. Si todo el cielo fuera una campana, nunca estaría en la casa mirando duendes del ropero: estaría quizás como el marfil en su selva de mil árboles, o rodeado de arpas escuchando el coro de los santos cosmógrafos, allá arriba, donde la luz de mi cuervo cantor aletea y conmueve mis esferas.


PD: en la foto el poeta Miguel Ángel Zapata y blogger en Terra Media de San Isisdro.

No hay comentarios: