LES GUSTA VENIR POR AQUI

lunes, 21 de junio de 2010

LUZ MARIA SARRIA


Enrique Verastegui dijo de esta ella: "L.M.S. es una poeta de la alegría de vivir, lo mismo que la conciencia reflexiva y la lucidez". Tuve el gusto de leer sus poemas del segundo libro publicado de esta poeta, astróloga, mística, amiga.

Poeta del 70, empezó a publicar recién en los 80. Luz María Sarria publicó los libros: Señales que se eligen(1988), Viaje a Parca y otros poemas(1995).

Estando a la espera de un nuevo libro, que en realidad serán dos libros en uno, según propia confesión de la autora, pues podría decir que esto es una pequeña muestra de lo que ella nos ofrece. Espero os gusten estos versos. Esperemos que pronto salga su nuevo libro(s).




MADAME ROSÁ

No la habría reconocido de no ser por su cojera, que ella defendía con una falda larga y porque se le notaba alguna fibra del sillón de terciopelo donde de día se esconde. Madame Rosá conocida por un pintor o dos, que en noches de algarabía solían confesar que su único y verdadero amor era esa mujer coja que no sacaban a la calle por lo extraño de su andar, adorándola, por ser la única con la cual podían hacer el amor perpendicularmente. Terminadas las crisis y la post-guerra, con relativos humos en las calles, un cuerpo generoso camina amiga de los gatos y de la herrumbre francesa, de tanto en tanto su silueta la abandona y se transforma en ágil y celestial ascendencia de escaleras sin pies, sin zapatos; caracol hacia la música de tuertos que esa noche han extasiado su alma. Madame Rosá comienza el baile a oscuras, hace el contoneo a oscuras, toda sinfonía o arpegio se viste de negro, relucen sus ojos verdes, y el azul terciopelo de botones dorados la toma por su esposa.

ODA A LAS VERDURAS

(Nerudiando)


Quedan pocos mercados en Lima.

.

En los ActualesSuperModernos –tremendos mamotretos de cemento llenos de gente- hay cierto rigor y hartas filas con carritos. Y en este mundo zigzagueante que parece un laberinto con Minotauro incluido –YE$, YE$, YE$- se choca una con cualquiera y venga el verbomotor “permiso Sra.” “siga nomás Sr.” “disculpe Ud.” y con las ganas que tiene una de empujarle todo el carrito a los que se pasean como si estuvieran de Museos:

.

Se detienen, piensan, saborean, números más, números menos, hasta regresan, lo repiensan, algunos se deleitan con la palabra “oferta” y venga a cojerlo todo y a llevárselo a la nariz, ojos, nariz.

.

Bueno, todo este ámbito apolíneo, matemático, lineal suele ser práctico, útil, necesario, bla, bla, bla, pero qué decirte del desorden humano y de lo real maravilloso semejante (a nosotros):

.

Frutas que se resbalan, verduras por colores, las menestras en sus sacos y sus bocas boquiabiertas (regalonas, coquetas, insinuantes) y qué decirte de los pollos absolutamente tristes, con sus patas cansadas en el más purito silencio y ofrenda, y qué decirte de las yerbas en sus bolsitas caseras que me acaban de curar una gastritis.



Publicar un comentario