LES GUSTA VENIR POR AQUI

martes, 7 de abril de 2009

TESTIMONIO DE UN EX-NEÓN


NEÓN Y EL LARGO CAMINO DE LA OPORTUNIDAD


DESPUES de algunos años de actividades del grupo neón me senté en un escritorio a meditar sobre la literatura y garabateé unas líneas sobre el grupo Neón. El resultado fue un pequeño relato sobre una charla en un café en quilca que tuvimos Carlos Oliva, Juan Vega y yo.


Habíamos salido de un recital los de Neón y no se como, los que arriba menciono, nos distanciamos de los demás llegando primero a quilca, pedimos una gaseosa grande y comenzamos a conversar, ya en el trayecto la conversación giraba en torno al “Rubén Grajeda", hoy Leo Zelada, líder del ex grupo Neón. Ellos, Carlos y Juan lo conocían más que yo, por su estilo de vida desordenado, anárquico, iconoclasta, presagiaban que estaría cerca su final. Yo solo escuchaba pues no me gusta hablar de los ausentes.


Todavía conservo el manuscrito el cual lo vio Ildefonso y le gustó, se preguntó y le dijo a los demás,” esta paja esto” como diciendo a los del grupo; “que cuando me tocaría a mi surgir”. En ese pequeño manuscrito sintetizaba en una circunstancia cotidiana el espíritu de Neón. La noche era oscura, el bar bastante miserable y la conversación de Oliva consistía en el relato de sus muchas frustraciones y lo seguía Juan también .Yo les contaba mis cosas no tan halagüeñas también. Allí seguíamos especulando sobre la vida de Leo Zelada. Su oportunismo, su egoísmo e individualismo exacerbado por problemas en su niñez que Juan nos explicó.


Para mi neón significó mis primeras experiencias literarias en público, como el primer recital en el que participé en la Universidad de Lima ante escaso público en una de sus aulas, a la salida Monzerrat Álvarez me dijo que el poema que había leído le había gustado mucho.
Parece que Oliva había llegado antes que nosotros pues estaba en la primera fila del público y no se levantó a leer sus poemas. Al salir Rubén le recalcaba su timidez y que de seguro sus poemas eran buenos. A propósito de esto yo siempre le decía a Rubén que su vena literaria era más para la crítica que para la creación, incluso le decía que estudie literatura, pero parece que no me hizo caso. Luego de ese primer recital en la De Lima, se sucedió una vorágine de recitales en todo sitio, en los cuales yo participaba.


Después casi sin darnos cuenta el grupo dejó de verse, yo me retiré a tratar de culminar mis estudios de literatura. Había caído el socialismo en su primera experiencia, y me sorprendió muchísimo que Rubén se haya asilado en Costa Rica y en México, abandonando al grupo del cual, recapacitando ahora, el se había valido para sus intereses personales. Un día de febrero del 1993 0 1994 mi hermano me dijo que había escuchado que Carlos Oliva había sido arrollado en el Rímac y había muerto. Pocos meses después también escuché sobre la desaparición en un accidente de Juan Vega. Del grupo solo quedaban dos muertos, un villano en España donde ha fijado su residencia y unos cuantos poetas afirmándose cada vez mas por meritos propios en la escena literaria del Perú, me refiero a Miguel Ildefonso, Héctor Ñaupari, Harold Alva, Paolo de Lima y yo.


San miguel, 6 de abril del 2009-04-06


Roberto Salazar gamarra, poeta peruano y ex integrante del ex grupo Neón.
Publicar un comentario