LES GUSTA VENIR POR AQUI

lunes, 24 de noviembre de 2008

Las Musas no son asuntos pendientes


Conversando hace unas horas con mi amigo el poeta Harold Alva quien además de ello trabaja en Zignos. Me dieron unas ganas de escribir algo pues él estaba muy fertil esta mañana y disparaba poesia por todas partes, asi colgo unos cuantos escritos en su blog personal www.haroldalvaviale.blogspot.com yo decidí así también colgar unas cositas de él. Espero os guste como a mí. Info extra: Estan por salir dos libros de Harold Alva, en los días siguientes estaremos ampliando la noticia.

EN EL PRECISO MOMENTO
Intuyo que otra sombra
Vendrá por mi cuerpo a la hora del crimen
En el preciso momento
Cuando tus labios se abran despidiendo el horror
De mi propio cuerpo estrangulado
Allí la noche habrá desaparecido para siempre de tus ojos
De tus lejanas pupilas
El nido de barro adonde huyen las arañas
Los insectos que alimento
Con el hígado de los canarios
Allí retornarás a tu estructura
A tu silueta de gata que brinca en los tejados
A tu propio sonido
Para entonces el hogar que intento será el aire
La misma corriente a la que me aferro
Para no mutilar tu nombre
El calendario será el pico de un búho
Los cartílagos de la tarde
El nervio suspendido de un reflejo
Que sepultará las cartas
Los alacranes subrepticios de estos dedos
Y no habrá nadie
Solo aquella sombra
Tus labios abiertos
Mis ojos abiertos
Enfrentándose a esa sombra que contemplo.


MI PADRE VIAJA EN MIS PALABRAS

Papá, te debía este poema

La montaña respira
En las manos de mi padre
Su vegetación de fresco
Su olor silvestre
Que se posa como una cigarra
En la edad de mis palabras
Su trote frenético
Ese rumor de ala
Mi padre sabe que viaja conmigo
Que contempla conmigo
La explosión de la mañana.


LIMA

I

Intento adivinar la noche
El rumor de tu vozLa soledad de tus avisos
Intento sumergirme
Con la angustia de los peatones
Resolver de golpe
Los acertijos de todas tus esquinas
Sospecho que es posible
Sospecho que sí puedo
Que contigo está mi sombra
El lenguaje de estos dedos
Que se escribe sin motivo.

II

Lima debe ser la percusión de la lluvia
Ese ritmo raro
El propio vapor
Impregnado en las ventanas
Su olor de alcantarilla
Clavándose como sonda en tus narices
En tu mirada de náufrago
Absorto entre sus calles
Inmóvil
Ante la vulva gigante de sus calles.

HAROLD ALVA VIALÉ
El sonido de la sangre

1 comentario:

Harold Alva dijo...

Estimado Alberto,
gracias por tus palabras, veo la portada del libro que colgaste y me acuerdo de mis años en Trujillo, ese libro lo publicó Tomás Ruiz en su ahora legendario Camión Editores, yo acababa de cumplir 19 años y el buen Tomás se ofreció para editarme después de un recital. Gracias por el espacio.