LES GUSTA VENIR POR AQUI

jueves, 25 de enero de 2018

3 POEMAS DE CARLOS CAVERO



Hace algunas semanas atrás nos han llegado estos escritos de Carlos Cavero, autor que aún no es muy difundido, sin embargo, se puede leer textos suyos en su blog (indicado en la parte final de este post).
Compartimos con alegría sus escritos con los lectores de nuestro blog. 


URGENCIAS

Urgidos
andando en piloto automático
sabemos que el hondo placer de mitosis
vendrá contrayéndose y autoasfixiándose
tal como el reflujo
en cavidades bucales
o el fermentar de las capas
febriles del fondo de la tierra
cuando desencadena aluviones
en concusión gloriosa
bocarriba en nuestros divanes
andando y mordiendo
urgidos en vilo con árbol
qué fruto alimenta
con esta ansiedad hibernada
acaso ilación y propósito
cayeron conmigo en las fauces del páramo
y tú me preguntas qué sedes
qué hambres
se esconden detrás del pincel y la página.


EXPLICACIONES

Te traje aquí para que me sacaras de este mundo, y en nuestro viaje recuerdes que sólo una vez se desova. Blancos, ciertos y brumosos: así van implosionando los senderos de memoria mientras te sujetas simbiótica a mis huesos en esta cuesta abajo. Sigamos adelante con una migración como aquellas, las de los pájaros.

No te traje aquí para que me ataras los tobillos a esta tierra que erosiona los anhelos mañana, tarde y noche con su monótono ajetreo. ¿Cómo, por lo que más quieras, podría interesarme morir aquí, en cortavientos que nunca habré de quitarme, aun en la despedida ante agotados amigos tomando café después de sus horarios de oficina? Y los otros, ¡ay los otros! Una fila muy larga -diríase una muralla china limeña- donde departamentos recién estrenados exhalan humo blanco con inevitable regularidad. Sí, todos corremos el mismo destino, ya que todos fuimos cortados por la misma tijera. Unos más y otros menos, por una ventana todos salimos, y hacia alguna puerta se dirigen nuestros anonimatos en vuelo. Quién sabe qué puerta. Fuimos cortados -todos- por la mismísima tijera.

Por eso -te recuerdo- no trazo cada gesto hacia ti con los números predeterminados que me inculcaron desde niño y me siguen inculcando -la infancia nunca termina, tampoco la adolescencia- con la vara fluida y destemplada del aniego (lo que veían nuestros ancestros como ricas cataratas, cómo cambian los tiempos, ¡cómo!) Espero que percibas cada uno de mis movimientos: estocada, pintar y círculos. Empírico hasta decir basta, ganador de laureles y juegos florales, en marcha he elaborado cada una de estas rutinas, y tal como el gimnasta aprende -o lo hacen sus músculos y osamenta- en mí se ha formado todo este conjunto de algoritmos para comenzar cada día, para sobrevivir a cada lunes,  a cada martes y a cada miércoles, para deleitar un espacio de poco más de un metro circular en el que sólo caben dos personas.



COFRES


En el reparo y en el asomo
por la ventana esta la ciudad no existe
sólo este cuarto y entre vaivenes
van acomodándose los ímpetus

A saber tarea simbiótica
de amor propio en carne de ladrillo
abrazadora en su crecer constante
cauterizando anónima los gritos.


Carlos Cavero nació en Lima en 1978 y se ha dedicado desde muy temprano a los idiomas como traductor, intérprete y docente. Considera que la exploración de las lenguas juega un papel crucial en la creación literaria.

Su prosa y verso están orientados a lograr una estética muy personal antes que a cualquier otro objetivo. En ese sentido, es admirador de la musicalidad del idioma, y su visión de la literatura tiene más que ver con las artes plásticas que con las ciencias sociales.

Actualmente difunde sus borradores en el blog Capturas de escafandra:


No hay comentarios:

Publicar un comentario