LES GUSTA VENIR POR AQUI

domingo, 24 de diciembre de 2017

NUEVA PUBLICACIÓN 2017 "PLACLITAXEL" DE MARIO MORQUENCHO LEÓN


Hace algunos días atrás apareció la relación de libros publicados el 2017, y que la revista Luces del diario El Comercio ha presentado como los poemarios del año. Como es muy difícil leer todos los libros y hasta comprarlos en Lima y más aún en las provincias del interior del Perú, ponemos como muestra estos poemas que muy amablemente Mario Morquencho nos ha enviado días previos a la Navidad. 

El poemario lleva el nombre de un fármaco que se usa para los tratamientos de cáncer de mamas y ovarios en pacientes que pasan por estos casos en mujeres. La hermana del autor pasa por este trance difícil y amargo y en estos versos se ven plasmados el miedo, la indignación, el sufrimiento, la angustia, la pena de no vencer. Por estos versos que nos comparte el autor compartimos con él lo que se siente cuando un familiar se enferma.

Quizá no sea suficiente para poder dar un veredicto, sin embargo nos da una noción del trabajo de Morquencho. Disfrutad  la lectura.




Todas las cosas a la oscuridad

Sentados al borde de la cama
arrojas todas las cosas a la oscuridad
y dices mis ojos son negros como esta habitación
pero son marrones
y no lo puedes recordar

A veces creo que soy ese químico que entra en tu cuerpo
y arrasa con la mayoría de tus células que caen
junto a todas las cosas arrojadas a la oscuridad

Y no te importa lo que vienen a cantar los pájaros
eso te produce náusea
todo te produce náusea

Escucharte es como escuchar
al viento dentro de una cueva
llena de ecos de poemas tristes
que son un rayo de sol en los bolsillos
poemas tristes de un rayo de sol que leo
cuando te dejo y me voy a trabajar
poemas que escribo y dejo en la oscuridad
que alumbran tus ojos marrones
tus ojos marrones son rincones de una cueva
llena de pinturas de hombres y animales
degollados para un dios

Allí rueda y rueda mi cabeza
entre todas las cosas arrojadas a la oscuridad
soy el animal decapitado del cual tu madre ha preparado la merienda
pero tú no quieres nada
solo bebes agua
como los gatos que bajan del techo
para abrevar de los charcos

Tú solo tienes asco
es por la quimio
es por la quimio
gritas desde tu cuarto
y tu madre que apenas te ha escuchado
llora en la cocina
mientras con un cuchillo
                       corta mis manos



Huerto de la piedra florida

Toqué las puertas
y como tu madre
dejé estas semillas
por todas las calles
tu madre que ha recorrido el mundo
con su faldón de noche estrellada
lleva un pedazo de tierra prometida
entre los labios

Caminé por los pasillos tardes enteras
y como tu padre
busqué en todos los huertos
la flor curativa
tu padre que ha recorrido el mundo
ha cultivado con sus manos
la fuerza de un chamán iluminado

Y tus hermanos
luchan a pedradas con la muerte
y cada piedra
tiene la cicatriz de una flor en el costado

Caminé por los pasillos días enteros
y me perdí entre toda la gente
formé cola para las medicinas
me indigné y grité
en contra del sistema de salud pública
me senté en algún rincón poco iluminado
a observar los confines de este sufrimiento
y siempre hallé jardines coloridos
siempre hallé rayos de sol
en las afueras
labrando 
         aquí 
              adentro

Di consuelo para algún rostro desahuciado
porque hasta en ese rostro desahuciado
hay un ángel que aletea

Y tu madre toca la puerta de la noche estrellada
y tu padre recolecta la flor curativa de todos los huertos
y tus hermanos tienen un arsenal de piedras floridas

Caminé contigo
por estos pasillos
todos los días

Todos los días

Eres el huerto de piedra florida
en una noche estrellada

Doña Aura y el Astronauta

Tuve un hijo que a los 7 años
falleció de cáncer en Chiclayo
la primera vez que entró al examen del tomógrafo
los doctores le dijeron que estaba ingresando a una nave espacial

                  Hace 2 años que mi hijo se fue en su nave espacial
                  tenía un traje blanco y un casco de astronauta
                  el día que partió

Hoy el párroco de la pequeña capilla que hay en el hospital
leyó unos versos de la biblia que han hecho que lo recuerde

Señor no me reprendas en tu enojo
ni me castigues si estás indignado
pues tus flechas en mí se han clavado

                  A él nunca le gustaron los vaqueros ni los indios
con sus flechas
                  a él le gustaba Buzz el astronauta de Toy Story
                  así lo recuerdo bajo el vidrio de la nave espacial
                  Buzz   mi pequeño Buzz
                  una noche antes
                  me dejó su juguete como herencia
                  un tesoro de plástico de 30 cm que tengo junto
 a mí aunque le falte una pierna
                  porque la mayoría aquí le han amputado algo
                  por ejemplo    yo ya no tengo mi útero
                  mi útero que fue su primera nave espacial
                           ay mi Buzz    mi pequeño Buzz
                  partió de blanco en su nave espacial
                  hacia otros mundos
                  otras galaxias donde ya no sufra esta enfermedad
                  esta maldita enfermedad que ahora me tiene
                  con ustedes en cama
                 
                  Pronto yo también me iré en mi nave espacial
                  hacia otros mundos
                  hacia otras galaxias para buscarlo 
                  lo voy alcanzar por un planeta desconocido
                  uno que tenga muchas lunas que contemplar
                  como él lo solía hacer aquí junto a mí
                  lo alcanzaré
                  le diré que tiene el cabello largo muy largo
                  tan largo como el camino que he recorrido hasta él 
                  más largo y violento que las cascadas
                  que le maravillaba ver por el discovery
                  él responderá

        Mamá   en este planeta solo dejan entrar con el cabello largo
                 
                  Sonreiré y veré mi rostro resplandeciente
                  reflejado en el vidrio de su casco de astronauta
                  y detrás del reflejo estará su rostro también titilante
                  como un astro salvaje que galopa por las galaxias
                                    más inhóspitas
                  donde ningún telescopio de la NASA logra observar
                  y mi hijo también se verá reflejado
                  en el vidrio de mi casco de astronauta
                  estará carcajeándose
                  pensando que todo fue una pesadilla
                  porque la última vez que nos vimos
                  él no podía reflejarse en mis ojos
                  porque la última vez yo estaba reflejada
                  en el vidrio de su nave espacial
                  con el rostro cubierto de lágrimas
                  como el planeta tierra
                  en pleno diluvio universal


                                                                            Así como tu rostro mamá
                                                                            húmedo y triste
                                                                            como una inmensa nave
                                                                            que navega entre tsunamis
                                                                            que lo destruyen todo
                                                                            como nosotros  di  mamá
                                                                            como nosotros sumergidos
                                                                            en estos cielos desconocidos
                                                                            navegando por todo el espacio
                                                                            recuerdo tu rostro mamá
                                                                            el de la pesadilla   
                                                                            el del escalofrío y la negrura
                                                                            tu rostro inundado por Dios
                                                                            antes de que yo encienda
                                                                            los motores de propulsión
                                                                            de mi nave espacial

                                                                            Mi querida y odiada nave espacial




Días después mi hermana despierta de una craneotomía


La noche es larga  hermano
y el abuelo me encontró por el sendero
me gritó y su grito era una tormenta en la noche larga
hermano
El abuelo me persiguió con la correa en mano
grito que me alejara
Lárgate de aquí que no es tu lugar
me dijo
Yo corrí sin mirar atrás
corrí por el sendero
corrí sin zapatos hermano

Todas las piedras del camino eran blancas y filosas
No  creo que eran rojas y tenían en sus ojos
la ecuación de los relámpagos

Hermano
yo era una yegua enorme y llena de vitalidad
bebía agua del arroyo cuando me cansaba
Ahh hermano
siento el aroma del arroyo
ahora que has abierto la ventana y ya no puedo caminar

Galopo a toda velocidad por los pastizales
y he perdido el sendero
no hay piedras blancas
no hay piedras rojas
tormenta
lejos
aún escucho

El abuelo gritó que me alejara
Lárgate de aquí que no es tu lugar
me dijo

Hermano
llegué a un bosque de algarrobos
y yo era una yegua
No
Creo que no
Creo que tenía los pies repletos de barro
y no recordaba por qué
Sí recordé al abuelo
tenía el cabello y la barba blanca
yo no lo había reconocido
pero después me habló
y yo no le entendí porque me habló como los pájaros
me señaló mi cabeza y luego el corazón

Y la tormenta hermano
tengo miedo a la Tormenta
y la noche es larga
yo te presiono la mano para que dejes de escribir
hermano
deja de escribir
el bosque de algarrobos se incendia
sácame de aquí hay mucho humo
y no puedo respirar
tengo miedo
mucho miedo y no me quiero morir

Toso toso toso
me duele el pecho
soy la paciente de la cama 13
alrededor hay enfermos que cantan con su traqueotomía
un salmo que yo no puedo cantar

El incendio hace crujir las ramas de los algarrobos
hermano
presiono fuerte tu mano para que dejes de escribir
deja de escribir hermano
Dios ya lo ha escrito todo

La noche es larga
y tengo miedo
mucho miedo hermano
y no me quiero morir

……………………..

Iluminado apenas el cielo
abrazo a mis pequeños hijos
en oración

Hermano
he aprendido de memoria
la primera sonata de los pájaros

Me gusta silbarla al borde del río
mientras lavo mis pies y enjuago mi rostro

La noche larga viaja por el río hermano
La noche larga viaja hacia el mar

¿Tienes miedo?

No temas
no voy a morirme aquí
hermano
no voy a morirme ahora
me lo ha dicho el abuelo hermano
me lo ha susurrado al oído
me lo ha susurrado







Mario M. Morquencho León (Los Órganos, Piura. Septiembre 1982)

Vivió toda su niñez y adolescencia cerca al mar, en su distrito natal. Al terminar la educación secundaria se trasladó a la ciudad de Trujillo donde estudió la carrera técnica de Contabilidad.
Ha publicado los poemario Ciudadelirio (2010), Un Mar Alcoholizado (2013) y Placlitaxel (2017).

Poemas suyos figuran en Me Usa, Brevísima Antología Arbitraria Perú-Uruguay (2012), Mirando Sobre El Heno: Muestra de Poesía Peruana Reciente (2014), Poesía que gira (2014).

1 comentario:

  1. buen APORTE PARA CONOCER AL AUTOR.

    LECTOR N.N.

    ResponderEliminar