LES GUSTA VENIR POR AQUI

sábado, 3 de marzo de 2018

6 POEMAS DE MARCO ANTONIO QUIJANO "PREMIO COPÉ DE POESÍA 2017"



Marco Antonio Quijano publicó en el 2013 "Poemas Fantasmas" vía Vicio Perpetuo un poemario que fue difundido en su tiempo por la editorial con rapidez, hoy un lustro después Quijano nos da la grata sorpresa de ganar el concurso del Premio Copé en la categoría de Poesía. Grato si, porque de esta forma nos sorprende y agrada que se reconozca el esfuerzo literario de una voz que no ha sido muy difundida en los medios y que ahora si puede tener más puertas abiertas para demostrar su valor poético. Asiduo concurrente a los Jueves de Poesía y Narrativa en el Emporio de libros Amazonas que conducen Rodolfo Moreno y el inagotable Rafael Alvarado, el premio, en cierta forma es un valor y una alegría para quienes lo conocemos y sabemos de su empuje en el camino de la poesía. Hoy os dejamos con unos poemas de varios de los libros que el poeta ha ido escribiendo a lo largo del lustro que ha pasado desde su primera publicación. Disfrutemos de su lectura.



HIJOS
                                             
En las horas afiladas de una mirada cualquiera
Abrí los cielos y mis venas para liberar a mis hijos
Hechos de vidrio y de certezas
Los deje a merced de las mareas y de las sucias avenidas
Todos ellos guardaban nombres de luz en su lado cercano al viento
Todos ellos marchándose
Por un vuelo que cruzaba la noche y las angustias
Miré crecer el abandono entre mis manos
Mi sombra llenándose de vacío
Solo
Recostado junto a una puerta solitaria
Tan alta como el nombre de las nubes
Desde donde veía sus vuelos en el azul de otras miradas
Abrazándose inmisericordes a la noche
Sus retratos huyendo del abismo de la cerradura
Aún guardo sus voces detrás de la puerta
Nunca más volvieron

El vientre inmenso de la ausencia se abre con cada silencio nuevo


 del libro Poemas Fantasma



VIAJE  A LA EXTENSIÓN DE TU MIRADA

El tiempo se curva cuando llego imprevisible
al fuego que te cobija y te veo
en un cuarto repleto de platos hambrientos
olor a sierra
                                           paredes sin memoria
el tiempo a un lado aturdido
absurdo y transparente he llegado
enmudecido
tambaleante de ojos
                                                 de sueños
                              Debí traerte algunos panes o un poco de abrigo pero ya ves
                                        en estos viajes apenas lleva uno su tristeza
pero no me escuchas
mis palabras no me obedecen
entonces reconozco tu calor y lo abrazo para no caerme
el murmullo de unos niños sube por la ventana trepa las cortinas
como un recuerdo inquieto escapando del olvido
juega a iluminar las cosas para que existan crudamente
la mesa el desorden y tú acariciando la sonrisa de tus niños
en la mesa la comida recién hecha hierbaluisa tu encanto
en el desorden distraes a tu soledad y
la mandas de vuelta a su origen y para que la realidad
se mantenga en sus cabales
                               has atado tus caminos a la pata de la mesa
disimulando los intentos de desvanecerte
                               has anclado tu cielo en esta ciudad que no entiendes
donde cada día ordenas tu semblante para sobrevivir el oleaje
que te empuja se lleva tu dinero y te dice lárgate

A pesar de todo tienes las manos llenas de cariño
de sueños
                                          del aderezo de tus comidas
no has decidido ser madre y a estas alturas
ya te orbitan dos hijos
apenas has tocado el amor y tus deseos rodaron por el suelo
                                          decapitados
junto a los cuentos de hadas que nunca tuviste
has quedado detenida en medio de lo desconocido y
no te queda otra que seguir cocinando tus días lejos de mamá
acompañada de un mañana incierto
que te encierra como las acequias que bordeaban tu pueblo y
en tu mirada se alejan los campos donde tendías tu sonrisa y
eras el plumaje de un ave altísima acariciando la luna

Alcanzo tus ojos
                                               alcanzo tu mirada
y  cada vez es más difícil entender tu distancia
miras por la ventana y vuelves a ver
tus pasos polvorientos que se estrellan contra
esa escalera vieja que llega hasta la nostalgia
aquella escalera que barres a diario
sin tener noticias de tu frío o
de la carencia que merodea a tus padres

Tú sigues con tus susurros cantando la vida
y qué difícil es tararear la vida y seguir tu mirada ojerosa
cuando le arrancas nubes a esta incertidumbre que se desborda
                                                                                    y te quiere apabullar
pero te rebelas y recuperas tus colores tu desvelada sonrisa
que sobrevive el llanto que no puedes mostrar y
con el barro y las retamas que guardas en tu pecho
cubres las grietas que dejan los días y
esos pasos que ves por la ventana regresan a tus párpados
te llenas de silencio y
dominas la luz
con un gesto de ternura que nunca dejará tu casa

Sombra inédita que sé tus manos y tu sonrisa encendida
he visto tus heridas en lo alto de la noche
conozco tus cantos primerizos y el miedo a la oscuridad
                                                                                    
                                           Quise dejarte mis vuelos para que los cuides
                                               pero el tiempo aún no me pertenece
                                       
Te dejo al abrazo de tus hijos de tu animal nocturno
                                                                 recostada sobre una canción lejana
luego pensarás en mí
parirás mis ojos y
en la brisa que te acaricia esa tarde
                                    esta hora que no me existe
soñarás mi nombre interminable



AMARTE ES CRUZAR UN PUENTE EN PROCESO DE RECONSTRUCCIÓN

                         Tendré que definirte oscilante o traída del pasado
saber dónde fluctúas como un sigiloso rito
huyendo del desencanto
discernir entre asombros y elementos químicos
tu tenue configuración ósea o esta nueva forma
de acercarte a la nada fingiendo una apariencia de cero
observar pacientemente
como un insomne monje tibetano
en qué universos se precipitan las estaciones azules de tu rostro
sin angustiarme
por las marcas en la espalda que me ha dejado
esta habitación vacía y tus gritos más encarnizados
mientras mi mente en blanco se cuela
por las alcantarillas de esta realidad empírica
por las aguas negras de lo que a simple vista
parece cierto y al otro lado de la puerta es solo
un muro lleno de angustias y avisos publicitarios
que no me dejan ser libre o al menos
ser esa criatura que hace el amor en los lugares públicos
más transitados por el insomnio
de las señoras/señores agitando sus brazos agitando sus ¡oh!
fotografiando todo a su paso                                    
                                                                               emputecido selfie
y esas marcas sin desaparecer detrás de las sirenas azules
detrás de las sirenas rojas he perdido mi privacidad
me marcho a otro hemisferio atravesando mundos cuesta arriba
salidas de emergencia / puentes desplomados
                                               USAR VÍAS ALTERNAS
a pesar del intenso tráfico y la poca consistencia
de mi equipaje recorro atestados centros comerciales
para rescatar lo poco que queda de tu recuerdo
en ascensores o escaleras gastadas y solo encuentro
                                    el mobiliario arruinado siempre el mobiliario arruinado
pero el polvo la arena se me cae de los ojos y
no sé quién eres cuando llego tóxico a los paraderos
que me secuestran a diario
bajo el humo reluciente de esta contaminada vida
que me empuja al plástico de cada día
al caos al CO2 
y en los escritorios de la burocracia me sellan la mirada
hasta quedarnos empapelados
                                               CLAUSURA TEMPORAL
disperso en folios irreconocibles
en sótanos donde balbucean mi nombre con desconcierto y
quiero saber si alguien ha oído mis gritos
desde la ventana desde la azoteas
este aullido a la luna en pos de una salvación
pero la luna no me aclara el asunto
esta tan rota como el himen de la esperanza y
mi alteración se arrastra por pistas llenas de objeciones y
conductores airados y sudosos como las pegajosas
manos de la culpa y por el espejo retrovisor
no puedo verte no puedo encontrarte
sigues extraviada o yo sigo desperdigado
cuando freno en seco o me estrello a 120 Kph y
con esta mirada post mortem sigo tus coordenadas
que me llevan por otra dirección
por un país desolado donde siempre lo terrible es cierto
en medio de pantallas que no se apagan y
quedo plantado en un panorama estático
como la sonrisa desconcertante que plasmó Hirst
la imposibilidad física de la muerte en la mente de alguien vivo
pero esa no es una sonrisa es mas bien un gesto de dolor
lo sabemos quienes hemos soportado esa manera de tocar
la ausencia en los espejos o cuando coleccionamos
fotos antiguas hasta herirnos los ojos y
ahora amarillado sufro este vértigo
que vuelve una y otra vez echándome de mis palabras
a un abismo de ordenados tumbas
en cómodas cuotas mensuales
la muerte es ahora un asunto de mercado (mayorista)
cuando me aborda más de una realidad
que vienen a mi encuentro y no puedo esquivarlas
aunque te esté recordando desde las cenizas y
eres tan distinta a lo que no eres
sin tener una apariencia todavía
noche a noche vuelvo a mirar en el fallido reflejo
esa parte que me falta
la insensatez detenida en los bordes de mi sombra me despista
intento reunir los pedazos de tu imagen
tierno rompecabezas que oscila sin definirte
edificando tu vacío con estos escombros que vienen a
tocar mi puerta y golpean y patean y no hay nadie
el suelo con su boca entreabierta queriendo tragarme
y las rajaduras en el alma abriéndose como una grotesca bienvenida
                                       EXCAVACIÓN PROFUNDA
                           PELIGRO                                      NO PASAR
A estas alturas no sé entender las líneas divergentes
que deja tu rastro en mis deseos
pero estoy perdido en estas corrientes
en los relaves de un terco sentimiento que te busca
cerca de las fronteras del humo y la desesperación
pero tú eres inexplicable en cada paso que doy
en cada cuadrante en que me pierdo
                                                   inconsistente
aún no tienes forma ni definición como yo no tengo
pasado ni futuro
esta tierra este cielo que viene a golpear mi torpe semblante
es el aviso de que solo somos numerables
en calles ilusorias mientras todo va desapareciendo



EMERGER DE UN MAR AHOGÁNDOSE
                                                                                              a Evangelina Chamorro

                           Sabes decir mi nombre encallado en este barro maloliente
que me cubre de maleza y malos presagios
todo ha sucedido de pronto y ni siquiera
me he podido quitar estos miedos de encima
no he podido limpiar mi frente de la indiferencia de estas calles
las lluvias a destiempo sobre estos caminos me han borrado el rostro y
me pierdo en la soledad de no encontrarme con mi pasado
o más allá del último paradero
el estruendo me separó de mi misma
de mis hijos de aquello que me definía en esta tierra
golpeada en esta agitación por un recuerdo que me ahoga
ya no sé mantenerme en pie y me descubro
en la interferencia fangosa que persiste en los televisores
donde se enlazaba mi visión de lo vivido
con los puñetazos de la realidad y
las personas siguen llegando a estos cerros interminables
como tiernos animales echados del PBI y del crecimiento económico
el grito liquido de la tierra atraviesa el espacio donde sobrevivo
mis palabras han salido arrojadas por la ventana
han caído desde las azoteas sin siquiera despedirse y
esta sequedad en la boca                             ahogándome
el barro en la mirada                                                 ahogándome
esta larga corriente de miedo                                         ahogándome
mi llanto se ha vuelto un lodazal incesante bajo los escombros
                                                                                pero no hay llanto ¡mierda!
estas ideas enlodadas y sucias caen a su naufragio y
recién advierto en mis arterias la fragilidad del tiempo
cuando una menos lo espera se abre un oscuro espejo y
nos proyecta esas imágenes de nuestra vida ante nuestros ojos murientes y
grito con ánimo de sobrevivir y
soy más firme que la roca
más fuerte que el desprecio que habita en esta ciudad
un destello me levanta de los brazos
me regresa de la inconsistencia a mi propio perecer y
en ese momento recuerdo que mañana
pintaré las paredes de mi cuarto para olvidarme
un poco de las ironías de la lluvia y
los cuadros que iluminen mi habitación
nada tendrán que ver con la angustia
porque ahora sé que la muerte es como cerrar los ojos y
dejarse llevar por un río enfurecido con el cabello suelto
por este lodo que día a día nos disuelve
entonces hecha de barro doy unos pasos
hecha de despojos salgo de la nada
                                                                      aquí estoy
                                                        aquí me he vuelto a encontrar


del libro Siniestro de Tiempo
ANTES DEL CUERPO

Este es el inicio de toda soledad o el fin de ella
un ligero nerviosismo me lleva súbitamente al punto de inflexión
donde termina mi densidad y se inician mis más oscuras
aprensiones
percibo este poder rocoso de nombrar las cosas
hasta desaparecerme
esta devastada forma de coger lo continuo
va más allá del cuerpo o la distancia
como un dolor cualquiera desaparece cuando ya no hay donde doler
te nombro sin saberlo hasta divisar tu sentencia y
tus células llegan de todas partes a constituirte
tímidamente
una mancha traslúcida se ha formado en el suelo
así empieza esta destrucción



CORPUS EMERGENTE

                            Crearte a lo lejos friccionada a la noche sin precisar el momento
                                                                                                      tus ojos
sembrar las fragancias de tu sexo refractario en el aire
                                                                                                      tus ánimos
amordazar las palabras turbulentas que te formaron a escombros
                                                                                                      tu misterio
y verlas correr desbocadas hacia el rincón donde yacen
las prendas caídas de nuestras imprecisiones
                                                                                                      tus distancias
ser el demiurgo que te confía a las sucias neblinas de invierno y
observar como tus pasos se pierden en el subsuelo
enredándose con la dureza de mi semblante o
con las alcantarillas que le dan forma a esta ciudad
libre de discriminación y malos olores y
al perderte de vista me deslizo por la sinuosidad del pensamiento
para saber cuánto he demorado en conformar tus huesos
                                                                                          tus cúmulos
todo aquello por donde transcurre tu mecánica molecular
si han sido centurias o un instante de ingravidez
en el que te dejé temblando tu incipiente forma y
veo que no puedes advertir el roce de la garua
con cada una de tus superficies
la gradación aun no está a tu alcance
ni tu discernimiento sobre los pelajes nocturnos
tus pasos ahora resbalan por los astillados cuerpos de tus amantes y
no te dejan a salvo al otro extremo de tu piel
otra vez resbalando por el siniestro orden de las cosas
Creador/creatura nunca a salvo del embate de sus cuerpos
ni de las imposiciones del mercado
Respiramos piel a cada momento adormecidos por el polvo y
debajo de tu trayectoria llego a calarte
hasta sentir tu dicotomía recién creada y áspera
recorrer altas construcciones y desde lo más elevado
tu extraña despedida de brazos abiertos hacia mi
Creador/creatura nunca a salvo de conocerse
rudimentaria forma de lanzarte a lo desconocido
obstinada piel que cae tomada de la luz partida de las azoteas y
allá abajo hambrientos dioses hechos añicos
vendedores de niebla salivando a oscuras porfiando por contaminarte
tus balbuceos han ganado el esqueleto de la realidad para detenerte
                                                                                                   pero no te detienes
saltas al vacío devorada por la rapidez de mis labios y tus vestigios
aferrados a las vértebras de un enlunecido catre que ha cantado
las ondulaciones de tu cuerpo y también ha contado tus pequeños días
avizorando el momento de tu partida
en las afueras de mi habitación hay indicios de que te has agazapado
en todos los rincones
convertida en materia hedonística hasta confundirte conmigo
has incrustado tu cuerpo en el horizonte con la intención de desaparecer
                                                                                  en alguna perspectiva que te defina
sin notificaciones ni decretos ley
para reconocerte poco a poco en el polvo que has sido y
al que siempre regresas sin hallar nada y
sin proponértelo tus infortunios han quedado flotando
al otro lado se las fronteras que separan a los elegidos
de los ilegales
pero ya no quiero buscarte entre la gente
que ha depositado sus más aparatosas alegrías en un selfie
quiero buscarte dentro de ti como el extraño animal
que recorre tus gritos mientras los vecinos salen a sus ventanas
asustados por los vidrios rotos
sin poder entender el polvo en el que pereces
Nada ha podido sostener tus promesas lejos de la lenta esfera
donde te degradas y
como una constante manía solo me queda continuar
juntando pedazos tuyos que no concuerdan y proseguir
mi deleznable labor de habitarte entre dos sombras


del libro Resplandor decapitado sobre el canto de los grillos


MARCO ANTONIO QUIJANO.

Estudió Comunicación Audiovisual. En el 2013 publica su primer libro Poemas Fantasma. Ha participado en Encuentros de escritores, ferias de libros y recitales poéticos en Lima y en varias ciudades de nuestro país. En el 2017,  su poemario Colección Privada o los colores ocultos de la Turbación se hizo merecedor del Premio Copé de Oro de la XVIII Bienal de Poesía, otorgado por Petroperú. Tiene dos libros  inéditos Siniestro de Tiempo  y  Amor Decapitado sobre el canto de los Grillos. Poemas suyos aparecen en  antologías, revistas virtuales y blogs culturales.








No hay comentarios:

Publicar un comentario